Este año deseo querer con más sinceridad y aprecio que nunca Feliz Navidad, y más allá de que se entienda que es para todos y no lleve a cabo falta traducirlo, lo digo asimismo en portugués, Bom Natal, para mis amigos portugueses con quienes tanto he compartido en este año y Bon Nadal para mi familia y amigos catalanes con quienes he compartido este día muchos años anteriores.

La Navidad tiene un concepto muy particular, es la celebración de más grande identidad para la sociedad occidental, basada en la civilización y tradición cristiana. Festejamos el nacimiento de Jesús y, por tanto, de una gran familia global, con todo cuanto significa una familia en lazos de amor y de enfrentamientos. La Navidad está concebida para unirnos con los nuestros, reencontrarnos con las personas que más queremos, comunicar instantes de intensidad sensible y remarcar nuestros lazos de amor, afecto, concordia y nuestros mejores sentimientos de solidaridad. Afectos y amor con los que están, y con los que compartimos estos momentos, mas muy fundamentalmente con los que ya no están presentes, pero a los recordamos en estos días más que jamás.

No merece la pena insistir, por evidente, que esta celebración pierde en parte importante su identidad arrasada por una avalancha consumista, de obligaciones sociales, de contradicciones y de ruidos que desplaza lo esencial y los conflictos se hacen también presentes con intensidad. No todo el mundo ha vivido las situaciones que le permitan gozar de las Navidades con su pleno significado. Para muchos son días insoportables, por sus ocasiones personales, por su contradicción con sus valores vitales y sociales o bien por su forma de ser. Posiciones que merecen todo el respeto, como la de esos que las valoramos y las queremos mantener, festejar, comunicar y darle su sentido y simbología.

Este año son unas Navidades destacables, como muy particular y duro fué el año. Cada año son destacables, pero este lo fué más. Y esto puede ser asimismo una enorme oportunidad a fin de que estas Navidades recobren mayor sentido. Seguramente este año con menos estruendos nos podemos percibir más y mejor. Tenemos la posibilidad de recordar más intensamente a los que ya no están y muchos buenos momentos con y sobre todo podemos ver mejor que los que estamos seguimos vivos y que cada instante compartido con los que más queremos son instantes inigualables que no debemos desaprovechar. A todos os deseo Feliz Navidad, Feliz Natal y Bon Nadal.






Fuente