Lagos, la capital económica de Nigeria, continúa este jueves bajo toque de queda, con sus calles desiertas y sus comercios cerrados, un día después de un día de muerte Y violencia tras la sangrienta represión de manifestaciones pacíficas.

Al menos 38 personas murieron en todo el país el martes, incluidos 12 manifestantes en Lagos, donde el ejército y la policía dispararon armas de fuego contra el protestas, especialmente en el peaje de Lekki, según Amnistía Internacional. Desde el inicio de las manifestaciones hace dos semanas, han muerto 56 personas en todo el país, según esta ONG.

Miles de jóvenes de las grandes ciudades de Nigeria, inicialmente movilizados a través de las redes sociales, llevan 15 días saliendo a las calles para denunciar la violencia policial y la ineficacia y corrupción del poder central.

Este jueves se escucharon varios disparos y un espeso humo negro emanó del techo de la prisión central de Lagos, según un periodista de AFP. «Están atacando la prisión», dijeron a los policías ubicados cerca de la penitenciaría.

Además, según los informes, al menos otras 20 personas murieron el martes después de un ataque coordinado contra una aldea ubicada en Zamfara, en el noroeste del país. La policía ha indicado que los atacantes presuntamente acusaron a los aldeanos de cooperar con las fuerzas de seguridad.

SILENCIO DEL PRESIDENTE

Dos días después de la represión, que generó condenas en todo el mundo, el presidente de Nigeria Muhammadu Buhari todavía no se había dirigido a sus conciudadanos. Su silencio ha sido ampliamente criticado y varias personalidades pidieron su renuncia. A su vez, la policía y el ejército, acusados ​​de esta masacre, niegan cualquier responsabilidad.

Pero los videos grabados en Lekki muestran a soldados disparando contra una multitud que ondeaban banderas y cantaban el himno nacional. Estas imágenes se difundieron por las redes sociales desde la noche del martes y provocaron una ola de indignación, el miércoles, entre cientos de jóvenes.

Se incendiaron varias comisarías, la sede de una estación de televisión y la Autoridad Portuaria, así como una terminal de autobuses. También se produjeron enfrentamientos violentos entre las fuerzas de seguridad y los jóvenes en varios barrios de la ciudad.

REPROBACIÓN INTERNACIONAL

La represión de las manifestaciones, el martes, provocó una gran condena internacional

los Unión Europea consideró «crucial que los responsables de estos abusos comparezcan ante la justicia y rindan cuentas», mientras que la ONU pidió «el fin de la brutalidad y los abusos policiales en Nigeria».

El candidato presidencial en Estados Unidos, Joe Biden, Pidió al «presidente Buhari y al ejército que detenga la violenta represión que ha costado la vida a varios manifestantes», como escribió en su sitio web.

Por su parte, la Alta Comisionada de la Naciones Unidas por los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, Consideró que «parece bastante claro que las fuerzas nigerianas usaron fuerza excesiva, dispararon y mataron con bala real».


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí