Noche de miedo, nervios, idas y venidas de Bomberos, Guardia Civil y Cruz Roja; luces y sirenas, ardor en los ojos y comezón en la tráquea, producido por el humo. Llamas que devoran escobas de varios metros de altura, mientras que en el campo se queman vacas y animales de caza. El sol, antes de ponerse en el horizonte, deja calles y paredes pintadas de amarillo. El búho no canta en el Callejón del Beso, y el jabalí corre aterrorizado sin saber dónde refugiarse. Esas son algunas de las escenas vividas en Aldeanueva de la Vera, en la noche-madrugada de viernes a sábado, mientras las personas que viven en el campo son evacuadas. Hay quienes se niegan a abandonar a los animales que cuidan todos los días. Un matrimonio de la zona de Los Castañuelos, donde el fuego alcanzó una virulencia especial, teme sufrir directamente las nefastas consecuencias del incendio, a pesar de que recientemente despejaron la finca donde viven.
Algunos vecinos salen a la calle para presenciar la danza dantesca de las llamas, empujadas por el fuerte viento, y otros se retiran a sus casas con la intención de descansar, si pueden, además de aprovechar la duda de si serán evacuados. en las próximas horas, en caso de contaminación del aire, aumente su nivel.

Todos estamos viviendo la triste y peligrosa noche del mayor incendio ocurrido en la zona en el último siglo. Teodora Hernández. 95 años asegura que no ha conocido «un incendio tan grande y peligroso», a pesar de que pasó muchos veranos en La Solisa, «donde estábamos con las cabras de mi padre», muy cerca de donde este siniestro que golpea Cabezuela del Valle, Garganta la Olla, Aldeanueva de la Vera y Guijo de Santa Bárbara durante tres días.

A lo largo de la tarde del viernes, el humo creó grandes cortinas que formaron una densa niebla, que ni siquiera el fuerte viento del norte pudo disipar. Finalmente, el gran quemorro anterior tuvo lugar “hace unos 60 años. Los soldados de Plasencia vinieron a cerrarlo durante varios días, pero no fue así cuando creció. Son imágenes de un recuerdo lejano, que este fin de semana se ha vuelto a hacer realidad en El Valle del Jerte y La Vera, con el deseo general de que «no se repita más».

Noticias relacionadas

.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí