Las banderas de la sede de la Federación de Municipios y Provincias de Extremadura (Fempex), en Mérida, ondean a media asta en recuerdo a la memoria de Rosario Cordero Martín, presidenta de la Diputación de Cáceres, alcaldesa de Romangordo y vocal de la Comisión Ejecutiva de esta federación. Charo Cordero falleció el pasado jueves, 24 de diciembre, a raíz de un cáncer que le detectaron hace poco más de un año y que la mantuvo alejada de la vida pública y política a lo largo de varios meses.
Con este ademán, la institución que agrupa a la integridad de las entidades locales de la región y a las diputaciones provinciales de Cáceres y de Badajoz, se integra al luto decretado por Romangordo hasta el próximo día 28 de diciembre y muestra su «hondo pesar» por el fallecimiento de Cordero.

«Nos llega con gran tristeza y pesar la desaparición de Charo», manifestó el presidente de la Fempex, Francisco Buenavista, tras entender una novedad que «nos deja convulsionados». «Con su pérdida, el mundo local extremeño pierde a una destacadísima gerente», aseveró, según informó este sábado la federación en una nota.

Para Buenavista, fue una «firme protectora de la política local, de la política próxima, pegada al vecino, y de la política que arregla sus problemas cotidianos». «Perdemos a una enorme persona afable, siempre comprometida y defensora del municipalismo y de todo el mundo rural, por el que siempre luchó infatigablemente», añadió.
Asimismo la sede de la Diputación de Cáceres luce en su fachada negra un crespón negro en señal de luto. 






Fuente