Los vecinos de Nuevo Cáceres también se oponen a la cesión de una parcela municipal para la construcción de un colegio concertado y a la que optará el Paideuterion. El colectivo vecinal que preside Sonia Castro considera que el barrio no tiene suficientes niños como para justificar la apertura de un nuevo centro de Infantil y Primaria. «No tiene sentido, a día de hoy faltan niños para cubrir las plazas que se ofertan», afirma Castro.

A su juicio, la barriada sí necesitaría centros de formación profesional o un instituto. De hecho, tal y como recuerda, cuando se construyó Nuevo Cáceres, en el planeamiento se incluían dos centros de secundaria pero, a día de hoy, no se ha construido ninguno. «El más cercano es el Al-Qázeres, pero el resto de los estudiantes del barrio tiene que ir al Brocense, al Norba o al Téllez», explica.

El sindicato de educación Anpe ha reiterado también su rechazo a que el ayuntamiento ceda este terreno para este cometido porque «descompensa el equilibrio actual entre oferta y demanda» en la zona educativa (la 5). Máxime cuando para el próximo curso escolar, incide el sindicato, está previsto que el Moctezuma y el Gabriel y Galán (públicos y pertenecientes a la zona 5) pierdan «una unidad jurídica» por el descenso de la natalidad. «Consideramos contraproducente la nueva ubicación, ya que en apenas un radio de 1 kilómetro coexistirán tres centros concertados frente a dos centros públicos, por lo que, ni por demanda social, aunque eliminada ya en la LOMLOE, ni por necesidades de escolarización, deficitaria, ni por el mantenimiento de los centros públicos de la zona 5, podemos aceptar el emplazamiento pretendido por el Paideuterion», añade Anpe. Y recrimina a la Junta de Extremadura su «pasividad» en este asunto.

Sobre el traslado también se ha pronunciado el que fuera director general de calidad y equidad educativa de la Junta de Extremadura entre 2007 y 2011 (con Guillermo Fernández Vara), Antonio Tejero. En su caso incide en las «maniobras» que está llevando a cabo el ayuntamiento para conseguir ceder la parcela burlando la Ley Celaá, que prohíbe dar suelo público a colegios privados. «Con la decisión municipal se están planificando por vía urbanística las plazas escolares de los próximos años, invadiendo la competencia de la administración educativa en la programación de la oferta de plazas escolares, a la par que favoreciendo el crecimiento de la escuela concertada a costa de la escuela pública», afirma en una red social. Y reitera que la propia Junta de Extremadura ya rehusó utilizar este terreno para un colegio público porque, basándose en los datos que proporciona el propio ayuntamiento, «no se necesitan más plazas escolares ni en la zona ni en la ciudad».

Tejero señala además que para este curso en la zona 5 quedaron libres 25 plazas y en la zona educativa más cercana, 85. Y advierte de que el proyecto pretende dotar al Paideuterion de más plazas de las que tiene actualmente, ya que contempla que tenga dos líneas por ciclo, cuando en su ubicación actual solo cuenta con una. «No se encuentra explicación comprensible a que desde un ayuntamiento donde gobierna el PSOE se desarrolle una actuación política que burla la ley Celáa, potencia la educación concertada y consiguientemente planifica la reducción de alumnado en los centros públicos», sostiene.

Mientras tanto, el Paideuterion ya anuncia que continúa con los trámites para solicitar la parcela y presentará alegaciones contra el informe del consejo escolar que rechaza su construcción. «Confiamos en que este proyecto innovador, transformador e inclusivo, que pretende mejorar la atención a todas las personas, contará con el apoyo de la mayor parte de la ciudadanía. Para lograrlo, y conseguir que se convierta en realidad, se están cumpliendo todas las normas éticas y legales en cada uno de los pasos que vamos dando», ha informado a las familias. 

Noticias relacionadas





Fuente