Los pacientes con cáncer podrán recibir radioterapia por primera vez en un hospital público el próximo noviembre. En los próximos días entrará en funcionamiento el acelerador lineal donado por Amancio Ortega, que permitirá ofrecer estas terapias a los pacientes oncológicos del área de salud de Cáceres en el Hospital Universitario. Hasta ahora, las personas de Cáceres con algún tipo de tumor que requieran este tratamiento son atendidas a través de una clínica privada, con la que el Servicio de Salud de Extremadura (SES) tiene un convenio de colaboración; o se derivan de otras comunidades autónomas cercanas, como Castilla y León, Madrid o Andalucía.

El SES no especifica la fecha exacta en la que se administrará la primera terapia pero asegura que será durante el mes de noviembre, como se planeó originalmente; por lo que no se verá afectado por la evolución del coronavirus (al menos hasta ayer, porque la situación cambia cada día). Cabe destacar que la dirección del área de salud de Cáceres no se ha visto obligada, de momento, a detener la actividad asistencial porque los datos de presión hospitalaria siguen siendo bajos, en comparación con otras áreas como Mérida, Llerena y Coria.

El equipamiento de última generación se adquirió gracias a un convenio suscrito entre la Junta de Extremadura y la Fundación Amancio Ortega y ha costado 3,68 millones de euros. El contrato requería que se instalara en el mes de marzo pero la crisis del coronavirus retrasó los plazos y no se pudo colocar hasta junio pasado. Con este convenio, que asciende a un importe total de 12,3 millones, también se han adquirido otros tres aceleradores lineales que se ubicarán en Badajoz, Mérida y Plasencia, pero el de Cáceres es el primero en instalarse. El situado en Badajoz sustituirá a uno de los actuales (tiene dos) porque se ha quedado obsoleto. Y para cambiar los de Mérida y Plasencia, se construirán nuevos bunkers.

YA CALIBRADO

El dispositivo se instaló en el hospital universitario hace apenas cuatro meses. Durante este tiempo, ha sido sometido a los trabajos de calibración necesarios para obtener la autorización de Seguridad Nuclear, imprescindible para poder utilizar este tipo de equipos. Con su puesta en marcha también se abrirá el hospital de día de radioterapia, donde se ubicarán los servicios de Radioterapia y Radioterapia. Los profesionales que se encargarán de atender estas áreas también se han formado durante estos meses.

Es una máquina de última generación que ofrecerá tratamientos únicos en la región y permitirá tratar los tumores en etapas mucho más tempranas (con un tamaño menor). También dará la posibilidad de brindar tratamientos menos invasivos (con menos dosis), porque también es más preciso en la cantidad de radiación. Y permitirá localizar el tumor con mayor precisión, ya que está preparado para combinar imágenes de TC y ecografía. Esto último permitirá que el tumor se irradie en un espacio más preciso y ataque solo a las células malas. Según los cálculos ofrecidos por Salud en junio, cuando se instale el nuevo acelerador, podrá irradiar unos 500 pacientes al año.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí