Algo cambió, y para mejor, en la Real Academia de Extremadura de las Letras y de las Artes cuando en sus 40 años de historia ha nombrado por primera vez a una mujer para dirigirla. A María del Mar Lozano Bartolozzi, profesora emérita de la Universidad de Extremadura, la precedieron cinco hombres. Ahora ella se encara al reto de hacerla aparente. Por ahora abre las ventanas y charla del emprendimiento de Vadecañas y de la mina de litio de Cáceres, que no es poco.

-¿Cuál es el origen de su segundo apellido?
—Mi bisabuelo Lucas Bartolozzi era italiano, de un pequeño pueblo cercano a Lucca, vino a Madrid donde fue jefe del Taller de Vaciados y Reproducciones Artísticas y Conservación de Estatuas de la Academia de Preciosas Artes de San Fernando. Tuvo varios hijos, entre ellos Salvador, que fue un ilustrador muy importante de gacetas como La Esfera o Blanco y Negro. Se creó de esta forma una saga relacionada con el mundo del arte. Mis progenitores eran dibujantes y a su vez profesores. Por lo tanto, el apellido ha ido provocando un mundo de artistas, de docentes o de escritores.

-¿Puede hablar de su madre?
-Antes de la guerra firmaba como Piti Bartolozzi. Fue una persona educada en la Institución Libre de Enseñanza. Fue asimismo figurinista y escenógrafa junto a mi padre. Los dos trabajaron en el teatro. Tras la guerra se trasladaron a Pamplona porque él era de allí y prosiguieron en la misma serie de ocupaciones. Afirmaríamos que mi madre, como se está revalorizando el mundo de la mujer, ahora tiene una visibilidad más grande y se está hablando bastante de . En verdad, en el Museo Reina Sofía hay obra suya con dibujos de la etapa de la guerra sobre niños asustados o mujeres que estaban en la retaguardia.

-¿Con su designación se rompe el patriarcado?
-En los primeros años de la Academia solo había una mujer académica, doña Carmen Ortueta de Salas. A partir de 2013 se empezaron a denominar ciertas más; de hecho somos cinco, la quinta elegida, y creo que se ha creado una inclinación. Es cierto que yo he iniciado la andadura. No creo que en un caso así sea romper con el patriarcado; me parece una frase quizás muy espectacular. Opino que es una tendencia que ya está en la sociedad. Hay muchas mujeres en el mundo universitario y en la enseñanza; poseemos la suerte de ser más mujeres.

-Mas es sorprendente que sea la primera mujer que la dirige en sus 40 años de vida. No se encontraba tan balanceada la balanza…
-Por supuesto. He comentado que hasta el 2013 había un vacío absoluto. Ahora somos pocas: somos cinco y hay 25 medallas. Lo mejor es que lleguemos a ser considerablemente más. Por otro lado, la mesa es igualitaria, la conformamos cuatro personas: 2 hombres y 2 mujeres.

-Ha mencionado a Carmen Ortueta que intervino muy activamente en la rehabilitación del palacio de La Coria y del de Lorenzana, en Trujillo, sede de la Academia de Extremadura, si bien siempre se le añadió la coletilla de que era la esposa de Xavier de Salas, quien fuera director del Museo del Prado… A las mujeres les ha costado más.
-Eso es indudable. Doña Carmen era una persona con un nivel intelectual muy grande y los que accedían a ella veían que tenía muchos méritos propios y se encontraba muy bien considerada. Asimismo es dependiente bastante del ámbito que rodee a las mujeres. he tenido la suerte de formar parte de una familia que ha comprendido que mi vida profesional no tenía por qué estar limitada por mi matrimonio.

-El biógrafo oficial de Margaret Thatcher explica de qué manera la dama de hierro sobrevivió en un mundo de hombres, todos miembros de su gabinete del gobierno. Ella decía que las mujeres eran superiores a los hombres porque comprendían mejor el mundo… ¿Le parece asimismo esta una frase increíble o transporta una parte de razón?
-Lo que me importan son la gente, lo que sí deben tener las mujeres son exactamente las mismas oportunidades para poder formarse y ser autoras. Eso es lo que debe corregirse a ultranza. No pienso si mis estudiantes tienen más opciones por ser mujeres u hombres. Me resulta interesante de qué manera aprenden, de qué forma responden. Lo que hay que promover son los valores de la persona a fin de que reluzcan en su extensión.

-¿Por qué la sede de la academia está en Trujillo y no en Cáceres?
-Es un centro histórico de gran valor que reúne las condiciones para que allí esté representada una institución que propaga el conocimiento y la revalorización del patrimonio.

-¿Si la historia nos asiste a entender a la humanidad, por qué no aprendemos?
-Porque somos seres humanos y hay que hacer desde el momento en que nacemos una pedagogía continuada. Desgraciadamente frecuentemente el ser humano elimina en vez de guardar. Y sobre todo, como sabe que el patrimonio tiene mucho de símbolo, la época en la que se hizo, las personas que lo han hecho o bien los mandatarios que lo han procurado, frecuentemente se ataca no por lo que es sino más bien por lo que representa.

-Al hilo de lo que simbolizan ciertos monumentos, ¿ve con positivos puntos de vistas que el Pazo de Meirás haya pasado a manos del Estado?
-No conozco absolutamente todo el proceso, pero por supuesto las leyes y su cumplimiento son las que se deben llevar a cabo. Si todo eso se hizo en un proceso judicial lógico me se ve habitual. Las leyes, por supuesto hay que cumplirlas. Sé que hay diferentes ideas sobre para qué exactamente utilizar ese pazo y me parece muy bien lo que dijo la Xunta de Galicia: que pueda ser un centro para comprender a doña Emilia Pardo Bazán; perteneció a su familia y allí está su impresionante biblioteca. Como académica me se ve maravilloso recuperar el patrimonio del pazo.

-Increíble biblioteca la de Pardo Bazán como impresionante es la de la Academia de Extremadura, con una gran parte del legado y la obra del Nobel de Medicina, Ramón y Cajal…
-Uno de los aspectos que se tuvo en cuanto al fundarla era crear una enorme biblioteca, que sigue acrecentándose, con libros sobre Extremadura o partituras.

-¿De qué forma especialista en historia, qué de bueno tiene el independentismo?
-No soy independentista. Los valores de cada pueblo hay que defenderlos y conservarlos. La identidad nunca se debe perder, porque es lo que enserio nos une. Estoy completamente identificada con Extremadura pero eso no tiene nada que ver con que me siga sintiendo muy navarra y que al unísono esté encantada de mis orígenes italianos. Ello no supone que haya que promover la distingue sino los elementos que nos asisten a tener un emprendimiento común.

-La narración de la Academia es paralela a la comunidad autónoma. Ambas comienzan a formarse a fines de los 70 y las dos se crean a principios de los 80. ¿Cree que el órgano que dirige no fué al mismo ritmo que los avances que impulsó Extremadura?
-Aunque se trabajaba por la gente que me han antecedido, quizá le falta ser más aparente. Es una asamblea de especialistas que en las artes, las letras y el conocimiento del medio natural pueden aportar sus experiencias para realizar los informes que requieren la Junta y otras instituciones para declaraciones de Bienes de Interés Cultural, pero asimismo para ser un núcleo de conocimiento que puede aportar opiniones soluciones y crítica constructiva cuando son convenientes con relación a el patrimonio y su difusión. Fué un trabajo en silencio y quizá muchas personas no lo conoce. Somos pocos y se requieren más recursos.

-Se ocupan de reivindicar la protección de los espacios monumentales e históricos de la red social, ¿qué opinión le merecen asuntos como Valdecañas o la mina de litio de Cáceres, o bien eso es cosa de los jueces y de los políticos y ustedes como Academia no entran?
-Si en algún instante se nos hacen consultas particulares y lo consideramos oportuno tenemos la posibilidad de ingresar a ellas, pero lo que no podemos ingresar es en todos y cada actuación que se ejecuta en esta región, porque para eso están los juzgados en el caso de Valdecañas o bien los especialistas en la mina de litio. Cualquier opinión debe estar bien razonada y conocerse los informes en profundidad. La Academia debe cuidarse bastante de ofrecer opinión sino más bien tiene detrás clarísimo el saber absoluto de los expedientes. No se puede opinar sin más.

-Esto es que en esto no piensan.
-Algún opinión se hace colegiada en las mesas de la Academia. Puedo tener mis opiniones personales, pero soy la voz de una institución, entonces tendría que pasar por la Academia esa consulta, si fuera primordial.

-La Academia también se ocupa de las letras. ¿Cómo se escribe en Extremadura?
-Por norma general todos sabemos de que nos encontramos modificando y es otra Academia, la de la Lengua, la que está admitiendo nuevas expresiones. Me da pena en el momento en que el lenguaje es maltratado o no se cuidan más los contenidos escritos. Eso no quiere decir que no entienda que deba evolucionar el lenguaje. Por poner un ejemplo, en nuestro caso nos encontramos revalorizando los pueblos de colonización con la catalogación que ha hecho la Junta y comprendemos que tienen un valor importante y que hay que protegerlos.

-¿Y qué le da la sensación de que los términos finde, gastrobar y faszistoide estén incluidos en la RAE?
-Me parece bien. Para eso está la RAE, si la academia los admite, especial. Para eso estamos, para comprender la evolución.






Fuente