Pepa, Björn, Dante, Aruna y Tiza son los nuevos efectivos del cuerpo de bomberos de Cáceres. Son tres pastores belgas malinois y una pastor alemán, de entre seis meses y un año, que se organizan en estos momentos para asistir en las labores de salvamento de personas en distintas espacios. El Servicio de Prevención y Extinción de Incendios (Sepei) acaba de poner en marcha la primera unidad canina de la región en este cuerpo de emergencias, con la que quieren reforzar el salve en grandes áreas, en medios acuáticos, en montaña y en la nieve. Los animales aprenderán a buscar tanto a personas vivas como ya fallecidas. Hasta la actualidad los bomberos, cuando realizaban una actuación de este tipo, requerían la asistencia de la unidad canina de la Guarda Civil al carecer de esta utilidad.

La necesidad de este tipo de servicio nace sobre todo por el aumento de las actuaciones en las zonas de montaña, gracias a que esta clase de deporte se ha puesto popular en los últimos tiempos. El cuerpo de bomberos necesitaba de este modo utilidades para dar cobertura a la demanda de este tipo de rescates de la manera más eficaz. Por el momento, la Unidad Canina de Salvamento (UCA), como se ha llamado, se ha puesto en marcha con cinco perros, aunque la iniciativa es ampliarlo en los próximos años. Los animales precisarán en este momento unos dos años para entrenarse, con el objetivo de que empiecen a trabajar en el mes de septiembre del 2022. «En esta clase de rescates teníamos carencias y el Sepei tiene la obligación de estar preparado para todas y cada una de las actuaciones», explica el jefe de área del servicio, Francisco Hernández.

El emprendimiento lleva gestándose ahora un año. Nació de la idea de David Vergara, bombero en la localidad desde hace 2 décadas y apasionado de los animales. En un comienzo su iniciativa fue poner en desempeño una unidad canina mas de manera altruista; sin embargo, la diputación, administración de la que depende el cuerpo de bomberos, decidió apoyarlo e comenzar los trámites para ponerlo en marcha de una manera oficial. De este modo, esta unidad de emergencias, que va a estar utilizable las 24 horas del día todos los días del año, está formada por cinco perros junto a sus cinco cuidadores más un vehículo especializado y dispuesto para el transporte de los animales. «Es una experiencia muy gratificante, más que nada ver cómo el perro va evolucionando y lo hace contigo», apunta Víctor Leal, uno de los efectivos que adiestra a uno de estos perros bombero.

El reglamento

Según establece el reglamento, la institución es la dueña de los cinco perros y tiene como función sufragar los costos de sus cuidados y de su entrenamiento. Si bien cederá los animales a sus cuidadores, con los que convivirán en sus domicilios particulares. Son con con los que adiestran y con quienes deben comprar vínculos estrechos para conseguir que sean lo más efectivos posible. El parque incorporará asimismo con perreras por si acaso tuviesen que reposar en las instalaciones del cuerpo, que se están en este momento creando. Se calcula que el periodo de efectividad de estos animales no supera los ocho años, por lo que a esa edad se ‘jubilarán’ y se van a adquirir otros más jóvenes para lograr ofrecer continuidad a la unidad.

La creación de este sistema forma parte del plan de modernización que está realizando el Sepei en los últimos tiempos. Así mismo, asimismo se ha puesto en marcha un conjunto de rescate acuático tanto en ríos como en embalses y otro de salvamento subacuático. Y ayer numerosos efectivos recibían también  formación para estudiar técnicas que dejen abrir las puertas de los domicilios sin precisar tirarlas abajo a través de el uso de la fuerza.






Fuente