El primordial inconveniente al que se encara el gobierno local para la elaboración de los capitales de 2021 no es tanto poder disponer de los votos suficientes, faltan cuatro para llegar al mínimo de trece precisos para tener mayoría en el pleno de la empresa, como contar con los ingresos corrientes necesarios. Es lo mismo que pasó para cuadrar las cuentas de este año, que se salvaron con la incorporación de tres millones de euros del impuesto de Creaciones y de un millón del canon por aprovechamiento urbanístico a abonar por la instalación de parques fotovoltaicos dentro del ayuntamiento de Cáceres.

El servicio de Intervención municipal ahora ha advertido esta semana, con ocasión de la supresión en 2021 de la tasa de terrazas, de la insuficiencia de elementos para llevar a cabo en frente de los gastos del municipio (personal, recursos corrientes y servicios que presta el municipio, transferencias y subvenciones…, además de los intereses y la amortización de préstamos, aunque el coste de estos dos últimos será menor en 2021).

Esta situación no está provocada por esta tasa, con una incidencia menor en el cómputo global de la previsión de ingresos, sino más bien porque de los impuestos y tasas municipales se recauda cada vez menos, o al menos lo mismo, desde hace años y los gastos, comenzando por el de personal, medran.

Los capitales locales tienen dos vías principales de ingresos corrientes. Uno es el IBI, en la liquidación del ejercicio de 2019 se recaudaron 19,8 millones, menos que en los dos años precedentes, aunque la recaudación ha mejorado en 2020, en el periodo voluntario se recaudaron 20,6 millones. Esto da un pequeño alivio. No obstante, las previsiones de los capitales se suelen calcular con el dato del último ejercicio liquidado y hasta mediados de 2021 el número que vale es el de 2019. El otro ingreso destacado es las cesiones que hace el Estado que paralelamente es dependiente de las previsiones para 2021 de las colectas en el concejo de impuestos como el IRPR y el IVA.

El Impuesto de Bienes Inmuebles y la participación del municipio en los fondos del Estado son la base de los capital corrientes. Las colectas de otras tasas son menores (la única señalada que es la de la basura y la limpieza viaria va para cubrir el servicio) y de otros impuestos no se puede vaticinar elementos plus (el de Plusvalía se ha desplomado y el IAE y Vehículos se han estancado). Solo el de Construcciones puede variar, pero no de año en año se pueden integrar en los capitales previsiones millonarias de nuevos capital por grandes proyectos como las fotovoltaicas.

Se puede recurrir a un crédito, dado que el nivel de endeudamiento del ayuntamiento es muy bajo y también ahora hay más comodidades al haberse suspendido los objetivos de estabilidad y deuda y la regla de gasto, pero los ingresos por operaciones de crédito solo se pueden asignar a inversiones.

Los nuevos fondos que se tienen la posibilidad de obtener de Europa, otra vía de ingresos, están condicionados a cumplir unos objetivos o objetivos, no tienen la posibilidad de destinarse a contemplar cualquiera de los gastos corrientes, que es la principal necesidad que tiene el municipio. Ahora habrá buscar no solo votos, sino más bien más que nada de dónde rascar capital para cuadrar el presupuesto de 2021 o de dónde recortar.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí