La mina de Valdeflores es «viable medioambientalmente». Esta aseveración la hizo este viernes Cayetano Polo. Hasta el pasado miércoles su papel público se lo daba su paso por Cs, partido del que hasta septiembre fue su coordinador regional. Desde este viernes ya no será Polo el político, sino más bien la nueva cara de Infinity Lithium, la compañía que lidera el emprendimiento de explotación de una mina en Valdeflores. Es Polo porque en los últimos tres años fué el personaje pública que más abiertamente ha defendido la mina. En este momento lo hará ahora desde en la empresa y uno de sus objetivos es «lograr que los cacereños conozcan los beneficios del emprendimiento» en una localidad que «necesita empleo», matizó. «Hay campos en contra y otros a favor, pero estoy seguro de que muchos cacereños no tienen hoy por hoy una información transparente» del emprendimiento, añadió.

El proyecto perdió hace tiempo el enfrentamiento público, el no a la mina ganó la calle. Desde hace un año y medio la compañía cambió de estrategia para mover a la sociedad el mensaje de que la idea crea más provecho que perjuicios y recobrar el lote perdido. En ese fin se enmarca el fichaje de Polo. Se le ha dado un cargo muy sonoro, jefe de relaciones institucionales de Infinity Lithium en España, pero su staff no es tan amplio. Polo será el hombre de la compañía para mediar con la administración local y regional (conoce ambas de su etapa política) y ganar incondicionales a la iniciativa minera (conoce qué puertas llamar en la localidad).

Y volvemos al comienzo, a la afirmación de Polo de que Valdeflores es «viable medioambientalmente» porque esto es lo fundamental. La clave de todo este enfrentamiento que dura ya cinco años es si se puede llevar a cabo una mina a dos quilómetros del casco urbano en un enclave que en el modelo urbanístico de la región es «un pulmón verde». Polo volvió este viernes al mismo mensaje que repitió en el momento en que era edil: «si hay dudas sobre la viabilidad medioambiental dejemos a los técnicos eficientes de la consejería que sean los que comenten cuánto es viable y si hay que hacer ediciones o tomar medidas» para corregir el proyecto. Insistió en que hasta ahora lo que ha habido son «pronunciamientos urbanísticos», pero no medioambientales con informes de los técnicos de la consejería.

POLÉMICA / Pero su pase a Infinity creó disputa por el poco tiempo pasado entre su marcha de la política, hace menos de un par de meses, y su entrada en la empresa del emprendimiento que más polémica crea en la localidad desde el verano de 2017. «El ruido que se produzca cerca de esto -su entrada en Infinity- es una cuestión secundaria», argumentó. Aseguró que en su caso «no hubo puerta giratoria» porque ni en el municipio ni en la Junta ostentó cargo ejecutivo, sino que se trata de «una puerta que se abre» en su profesión, es ingeniero de Montes.

Explicó que fue David Valls, responsable del proyecto en España, quien contactó con él «hace dos o bien tres semanas» y que se pensó en él por dos razones: su trayectoria profesional, «una ingeniería enlazada al medio ámbito», y su conocimiento del ayuntamiento -fue concejal de 2015 a 2019- y de la Junta -fue diputado de 2019 hasta 2020 cuando dejó todos sus cargos en Cs al perder la confianza de la dirección nacional-. Son el municipio y la Junta los que tienen la resolución sobre la mina.

El pasado jueves fue el coordinador de Cs en Badajoz, Ignacio Gragera, quien afeó a Polo su entrada en la empresa minera. Es algo que «nadie sabe en Ciudadanos porque no asiste para la imagen de la política y de los políticos», aseguró. Este viernes fue su excompañero en Cs, el diputado Fernando Rodríguez, quien salió en defensa de Polo al garantizar en su perfil de fb que «es un cretino o bien una marioneta al servicio de otros» el que no quiera entender que lo que hizo Polo es regresar a su actividad profesional tras su paso por la política. Rodríguez, que fue expulsado de Cs, fue entre los ayudantes más próximos de Polo en Ciudadanos.

El acuerdo entre Infinity y Polo se cerró ayer. Compatibilizará su puesto en la compañía minera con su trabajo en su empresa de consultoría, Ecosistema 44. En sus primeras declaraciones tras hacerse público el acuerdo, insistió en otro mensaje que desde hace un año y medio se traslada desde la compañía: el proyecto no es solo minero, sino más bien además industrial al proyectarse una planta para el tratamiento del litio. Valls aseguró este viernes que «es un privilegio» tener Polo por su «conocimiento de la administración» y «su vivencia profesional en el campo de la ingeniería».






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí