Carlos cáceres es mucho más que un vendedor rural en los caseríos y pueblos de Las Hurdes. Si compras una bombilla, en muchas ocasiones has venido a la casa a ponerla; Si compras pilas para el mando a distancia, vas a ponerlas e incluso haces el favor de volver a sintonizar los canales; Si llevas la compra a la casa de una anciana, colocas la puerta de un armario que le has dado. Poco más es necesario decir. No todas las instituciones del mundo pueden hacer más por la sostenibilidad del mundo rural que Carlos con su camioneta, tu tráiler y tus favores. Por este motivo, acaba de recoger el Premio Especial San Pedro de Alcántara, en nombre de todo el comercio rural de la provincia, otorgado por la Diputación de Cáceres.

La institución celebró el jueves la cuarta gala de estos galardones en el Complejo San Francisco, que representan un reconocimiento «al esfuerzo de todos aquellos que contribuyen a generar esa innovación local tan necesaria para frenar la tendencia al despoblamiento». Así lo explicó el presidente en funciones de la institución provincial, Carlos Carlos Rodríguez, acompañado por el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara; el presidente de la Asamblea, Blanca Martín; el Ministro de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio, Begoña García Bernal; y el alcalde, Luis Salaya. “Pero los protagonistas sois vosotros, ayuntamientos, empresas, asociaciones y pueblos, que con vuestras iniciativas construís nuestro entorno rural. Sois los artífices del presente y futuro de los pueblos », Dijo Carlos Carlos Rodríguez.

Los premios San Pedro de Alcántara incluyen cinco categorías premiadas cada una con 4.000 €, además de la especial. El reconocimiento a la Innovación Local en la Promoción del Desarrollo Económico ha sido este año por la Ayuntamiento de Carbajo para tu proyecto «El Magusto. Festival de Folklore Celta ‘. Es una fiesta tradicional de origen celta que rinde homenaje a la recogida de castañas, y que ayuda al municipio en la creación de empleo y el aprovechamiento de sus recursos culturales y naturales.

VOLUNTARIOS

El Premio a la Promoción de la Participación Social en el Municipio ha sido otorgado a Ayuntamiento de Arroyo de la Luz, para tu proyecto «Plataforma Ciudadana Arroyo Force ‘. Esta red de 287 voluntarios se creó a partir del consistorio de finales de marzo, dada la difícil situación del municipio, con numerosos contagios y en aislamiento, para ayudar a todos los colectivos y sectores del municipio a afrontar el encierro.

Asimismo, se ha otorgado el Premio a las Acciones a Favor de la Igualdad y la Relevancia de la Mujer Club Siglo XXI, de Almoharín. Su proyecto ‘Mujeres con alas invisibles’ busca promover la actividad social y cultural del grupo femenino y sensibilizar a la población en su conjunto.

Por su parte, El Premio a la Estética de los Pueblos ha sido recogido por el Ayuntamiento de Garrovillas, con tu proyecto «Privilegio arquitectónico de la Villa de Garrovillas», quien ha realizado intervenciones en la Plaza Porticada, Monumento Histórico-Artístico, y en la Judería.

Además, se ha concedido el Premio a la Innovación en Empresas Rurales a Sentín Rural SL (Oleosentín), por el proyecto ‘Método Oleosetín: emprendimiento inteligente, el milagro de las siete cosechas para salvar la manzanilla de Cáceres’. Esta empresa dedicada al cultivo del olivo, la producción de aceite y otras actividades oleo-turísticas trabaja desde 2008 para hacer sostenible el olivar, buscando su excelencia y calidad.

HÉROES RURALES

La gala produjo momentos entrañables, especialmente la entrega del reconocimiento especial, que se otorga este año por primera vez para destacar la labor de «personas o colectivos por su contribución al desarrollo de la provincia». Ha recaído en el comercio rural, «uno de los grandes héroes durante la pandemia, por su papel de servicio y acompañamiento», subrayó el presidente en funciones. Lo recogió el vendedor Carlos Cáceres. Todos los días recorre Las Hurdes con su furgoneta y su remolque, que se transforma en una auténtica tienda, con el nombre de ‘El fraile hurdano’.

Tiene su casa en Pinofranqueado, pero también tiene ganas de ir todas las semanas a Ladrillar, Cabrero, Las Mestas, Robledo, Horcajo, Aceitunilla, El Gasco, Fragosa, Martilandrán, El Cerezal, Segur, Carabusino, Heras, Huetre, Arrolobos. y Casarrubia. Muchos de sus habitantes mayores encuentran su hipermercado en ‘El fraile hurdano’, porque les lleva un poco de todo, incluidos los productos por encargo.

Carlos Cáceres lo hace encantado, sobre todo en la pandemia, ya que muchos abuelos no se mueven de los pueblos por miedo o impedimento. «Lo bueno del negocio es que llegas a casa reconfortado», afirma. Ese es tu premio principal. Ahora tiene otro, el que comparte con todos los negocios rurales.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí