Después de aproximadamente negociaciones que duraron hasta el último minuto del último lunes, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han presentado este martes el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el 2021 con una ambiciosa reforma tributaria. Socialistas y morados han acordado incluir en el documento que el Consejo de Ministros aprobará en unas horas una subida del IRPF, y de los impuestos sobre el patrimonio y sobre las empresas.

La coalición PSOE y Podemos Unidos ha ido más allá de lo esperado en materia fiscal. Según ha explicado el presidente del Gobierno y el vicepresidente segundo en un acto celebrado esta mañana, el IRPF subirá 3 puntos porcentuales para las rentas patrimoniales superiores a 200.000 euros y 2 puntos para las rentas del trabajo superiores a 300.000 euros.

Los grandes grupos empresariales también deberán hacer frente a un aumento del impuesto de sociedades. Además, en el proyecto de cuentas públicas, los socios han incluido el incremento de un punto porcentual del impuesto sobre el patrimonio para aquellos activos que superen los 10 millones de euros. Finalmente, como se anunció, el Ejecutivo establecerá una tasa impositiva mínima del 15% para SOCIMIS. Además, se reducirán las asignaciones para planes de pensiones privados.

«Presupuestos nacionales y progresivos»

Unos «presupuestos país y progresistas», «no aplazados, imprescindibles para la modernización de nuestra economía», las cuentas para 2021 «que nuestro país necesita». Ha sido la carta de presentación exhibida por Sánchez, en el acto en el que, junto al líder de Podemos, los dos socios de la coalición han sellado el acuerdo y con el que ambos han puesto en marcha oficialmente la tramitación del proyecto de ley principal del Gobierno, que Si sigue adelante, conferirá estabilidad a la alianza de socialistas y morado durante al menos dos años.

Sánchez e Iglesias han desgranado las grandes líneas del texto de Moncloa, antes de la reunión del Consejo de Ministros, y ambos han distribuido los anuncios. De forma calculada, como siempre, para que cada uno ponga el acento en sus propios temas. El mandatario, además, ha sido el encargado de enfatizar la filosofía del PGE, cuyo objetivo, dijo, «reconstruir lo arrebatado por la crisis económica y social», «modernizar» el tejido productivo y «garantizar el crecimiento económico». sobre bases más sólidas, con una apuesta «decidida» por la transición ecológica y digital, la cohesión social y territorial y la igualdad.

La coalición quiere «fortalecer el patrimonio común», ha asegurado, consolidando el estado del bienestar y fortaleciendo el Sistema Nacional de Salud -muy afectado por la pandemia y por los recortes de los años de austeridad-, aprobando pensiones «dignas» y garantizando un Renta mínima vital mejor estructurada para hogares con menos recursos.

Incremento del gasto

El gobierno tenía dos caminos, dijo Sánchez, o «retirarse a la austeridad» o reflejar «la voluntad de avanzar con energía». El Ejecutivo elige esta segunda vía, elaborando unos PGE que recaudan la «mayor inversión social de la historia», de más de 239.000 millones de euros, un 10% más, incluidos los 27.000 millones de euros de la Unión Europea, que serán «canalizados de forma eficiente» gracias al plan de recuperación y resiliencia presentado a principios de mes. Así, la «respuesta de los Presupuestos estará a la altura del impacto» que sufre el covid.

Sánchez ha aportado grandes cifras de las nuevas cuentas. Así, la inversión en educación se incrementará en un 70,2% (lo que se traducirá en el mayor número de becas y un gasto de 1.500 millones en cuatro años para la formación profesional). También dará un salto la inversión en I + D civil, con un incremento de más del 80%, o la dotación para el Ministerio de Ciencia (3.232 millones) y para la Transición Ecológica (11.935), con el fin de acentuar la apuesta por la innovación y la camino hacia la descarbonización.

La contribución a vivienda, inversión en industria, rubros para la agricultura (más de 790 millones) o para la cultura (25,6% más) también crecerá en un 367%. El aumento del IPREM, el umbral de beneficios para los más débiles, experimentará un aumento del 5%, el primero desde 2016 y el mayor aumento desde 2004. Asimismo, las pensiones y los sueldos de los funcionarios públicos aumentarán un 0,9%, y se duplicarán, 1,8%, pensiones no contributivas. Además, se destinarán 3.064 millones de euros a sanidad, que incluye la compra de vacunas para el covid, mientras que 3.017 millones se reservarán para la renta vital mínima.

Los Presupuestos reflejan el «compromiso» del Gobierno por una recuperación económica que «no deje a nadie atrás», y por ello también se centra en la lucha contra las desigualdades, por lo que la dotación para la lucha contra las desigualdades se incrementará en 60 millones. pobreza infantil.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí