Hasta el próximo 16 de diciembre permanecerá abierto el plazo de presentación de solicitudes para los ciudadanos que deseen sumarse a la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de Cáceres, que remata sus trámites para formarse de manera oficial. Esta organización nació en 1949 dentro del Tratado de Ginebra y es  una de las más reconocidas y valoradas en el momento de apoyar a la gente y recursos ante los distintos géneros de urgencias y catástrofes, ahora estén originadas por causas naturales o bien derivadas de la acción humana. En España funcionan unas 1.400 agrupaciones y en la provincia cacereña una veintena, pero raramente en la ciudad más importante jamás ha existido.

El ayuntamiento, institución competente en la  materia, ya da los últimos pasos para llevarlo a cabo posible.  En 2018 se aprobó el reglamento pero se paralizaron los trámites, que en este momento se retoman con el objetivo de concluirlos finalmente. «Además de esto, a lo largo de la pandemia hemos aprendido mucho con RedCor (Red de Voluntarios Servicio Civil de Cáceres ante el Coronavirus). Ha supuesto todo un caso de muestra y deseamos que la agrupación sea una situación cuanto antes», enseña Andrés Licerán, concejal de Seguridad, que anima a los cacereños a sumarse, «principalmente a los más jóvenes, para seguir con ese espíritu demostrado por RedCor a lo largo de los peores momentos del covid. Debe ser un ejemplo para el resto de agrupaciones y para el resto de la región», asegura.

Los voluntarios tienen que presentar su solicitud acompañada de una fotocopia compulsada del DNI y del currículo vitae. Podrán anotarse los ciudadanos superiores de edad, habitantes en Cáceres, con una formación mínima de Educación Primaria. No deben padecer enfermedad, problema físico, psíquico o bien sensorial que les no permita ejercer las funciones propias de su puesto. En caso de voluntarios de avanzada edad o bien con discapacidad, las actividades que se les encomienden se ajustarán a sus circunstancias. No tienen la posibilidad de tener antecedentes penales por delitos graves contra la gente.

Una vez cerrada la lista de voluntarios en los próximos días, y con el reglamento ya aprobado, será el instante de pedir el registro oficial de la nueva agrupación cacereña ante la Junta de Extremadura. De hecho que simultáneamente se están haciendo ciertas actualizaciones en el reglamento, «porque aprendido bastante  a lo largo de la pandemia sobre todos los servicios que puede prestar Protección Civil», matiza Andrés Licerán

La sede, decidida

El ayuntamiento cacereño también ha decidido ahora la futura sede de esta agrupación: las instalaciones del centro de exámenes de la DGT en Aldea Moret (en este momento movido a Mejostilla). Necesita reformarse antes de su ocupación, una inversión que el Gobierno local tratará de integrar en los próximos presupuestos, aunque Licerán recuerda la excepcionalidad de la situación de hoy. «Lo intentaremos», señala.

El Gobierno local asimismo debe dotar a la agrupación de vestuario, medios y  capacitación. En este sentido, los cursos son dados por la Junta de Extremadura.

Asociaciones tan activas como ARA ahora han comunicado su intención de sumarse a la nueva organización, que se dedicará al estudio y la prevención de situaciones de grave compromiso colectivo, colaboración en la protección y socorro de las personas y sus bienes, y cooperación en sucesos, accidentes y organización de acontecimientos.

Va a estar coordinada por un policía local de segunda actividad designado concretamente a este fin. «Va a haber una colaboración absoluta entre Protección Civil y Policía Local», matiza el concejal Andrés Licerán. Sin embargo, los voluntarios jamás reemplazarán a un agente en sus funcionalidades. 






Fuente