Bares y sitios de comidas vacíos, anulación de prácticamente todas las reservas en hoteles y sitios de comidas, tiendas de venta directa de productos ibéricos sin clientela,  y ocupación menor al 20% en los hospedajes rurales. Este es el desolador panorama que lanza el puente de Todos y cada uno de los Santurrones en el sector servicios de Monesterio.

Según ha manifestado el alcalde de la localidad, Antonio Garrote, el cómputo a la actividad económica de estos días festivos fué “completamente negativo”. El área ha presentado escenarios mínimos de negocio a lo largo de estos días, que en otras situaciones, hubiera llenado Monesterio de visitantes, y sobre todo, de aquellos que adelantan sus compras navideñas de embutidos, jamones y otros productos ibéricos.

Movilidad

La situación de alarma sanitaria, pero fundamentalmente el cierre perimetral de la red social autónoma andaluza, y de todos y cada uno de los pueblos de la provincia de Sevilla, incluida su capital, ha supuesto que la llegada de turistas al concejo haya sido “prácticamente nula”.  A esta situación, se ha añadido, explica el alcalde, “el cierre a la movilidad de La capital de españa y otras comunidades del centro y el norte del país”. En un caso así, no sólo de quienes vienen a Extremadura, o bien a sus localidades de origen para rendir culto a sus conocidos cercanos en el Día de los Difuntos, sino más bien a las miles de personas que aprovechan su paso por Monesterio, como lugar de parada obligada en sus bares y restaurantes, en su itinerario hacia Andalucía, de “ida y vuelta”.

Actividad nula

La actividad económica relacionada con el turismo en la localidad, ha sido “nula”, reitera Antonio Garrote, situación que “debe hacernos ver”, en qué situación “podríamos quedar de cara a los próximos puentes y fiestas de la Navidad”. La situación es “realmente complicada, ya que “no dependemos de nosotros mismos”, y mucho menos, el área puede soportar únicamente con el turismo procedente del concejo, la comarca y de la propia Red social Autónoma. “Nuestra economía es dependiente de la movilidad”. La multitud viene a Monesterio atraída por “su gastronomía, sus artículos cárnicos y su entorno natural”; y el elevado número de plazas hoteleras y de hospedaje que tiene la localidad, no puede ser absorbido por el turismo local.  Esta situación, concluye Antonio Garrote, debe “ofrecernos que reflexionar”, para sostener activados todos y cada uno de los escenarios de prevención en oposición al covid-19, puesto que “la economía, el empleo, mas sobre todo nuestra salud, dependen de la compromiso de cada uno de ”.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí