Jon Rahm desea alzar su primer título de Grand Slam en Augusta, el mismo ámbito en el que logró el triunfo su ídolo Severiano Ballesteros. De aquella gesta han pasado 40 años y el golfista vasco llega por fin de semana con todas y cada una de las configuraciones. Después de 69 golpes en el estreno, este viernes andaba además con paso firme durante la segunda jornada que no pudo acabar por falta de luz.

Con 4 birdies y ningún bogey en los nueve primeros pozos, Rahm tuvo un principio estelar. Al cierre de esta edición, llevaba 12 hoyos y sumaba ocho bajo par, a un golpe de la cabeza del torneo, ocupada por 4 golfistas con el recorrido ahora cerrado, entre el número uno Dustin Johnson. La sorpresa negativa la protagonizaba el estadounidense DeChambeau, entre los grandes preferidos, en serios apuros para pasar el corte.

Jornadas maratonianas
 
La actividad se retomará en Augusta National este sábado a las 7.30 (hora local, 13.30 en España). A esa hora pateará Jon Rahm en el hoyo 13 para ponerse colíder y posteriormente terminará su ronda. En cuanto acabe la segunda vuelta comenzará la tercera día, alrededor de las 16.30.

En su primera participación, el mexicano Abraham Ancer se hizo también con un sitio en la cabeza, con Johnson, Justin Thomas y Cameron Smith, los 4 con 135 golpes, nueve bajo par. Ancer, de 29 años y sin triunfo en el circuito PGA, fue entre los 44 golfistas que no pudo finalizar la primera ronda el jueves por la carencia de luz. En la mañana del viernes concluyó ese paseo con 68 golpes y prosiguió jugando la segunda en la que, sin importar arrancar con un bogey, se aupó al coliderato por medio de seis birdies en los hoyos 12, 14, 16, 2, 6 y 8.

El número uno, ilusionado

Dustin Johnson además concluyó el viernes la mañana su primera ronda con 65 golpes y continuó jugando la segunda, donde registró otros 70. «Me gusta mi posición de cara por fin de semana», dijo el campeón del Abierto estadounidense del 2016. «Las condiciones se sostendrán relativamente iguales. Va a haber que seguir siendo violentos y golpeando bien», agregó el norteamericano, que persigue ser el primer número uno del circuito PGA estadounidense en ganar el Masters desde el momento en que lo hiciese Tiger Woods en el 2002.

Johnson lleva una excepcional temporada en un 2020 que debió interrumpir el mes pasado al ofrecer positivo por coronavirus, lo que le llevó a perderse dos torneos previos al Masters. El estadounidense, no obstante, no perdió la manera por la inacción de la cuarentena, dado que la semana anterior quedó en segundo lugar del Houston Open y en este momento apunta a Augusta.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí