La sencillez no está reñida con la emoción. El Patio de los Naranjos de la Asamblea de Extremadura acogió esta mañana el acto de entrega de las Medallas de Extremadura 2020, máximo honor del municipio, en homenaje a 10 colectivos que han destacado por la labor realizada durante la pandemia. En este sentido, también se ha producido un emotivo recuerdo para las víctimas del coronavirus y sus familias.

La situación provocada por la pandemia hizo que este año el acto se celebrara fuera de la asamblea regional y no, como es habitual, en el teatro romano. De hecho, solo participaron alrededor de un centenar de personas, lo que permitió aplicar las medidas de distanciamiento, seguridad e higiene con garantías contra el coronavirus. Los representantes de los grupos premiados se colocaron frente a la puerta, que da acceso a la antigua media rueda y solo se abre en ocasiones especiales.

La periodista María Ortiz acogió el acto, que duró aproximadamente una hora y comenzó con un cuarteto de cuerda de la Orquesta de Extremadura interpretando los himnos de España y Extremadura. Minutos después, llegó el momento más emotivo cuando Carla y Rodrigo, de siete años y vestidos con el traje regional de Mérida, descubrieron un monolito en memoria de todas las víctimas del Covid-19 en Extremadura y sus familias. La pieza es obra de los hermanos Juanma y Lorenzo Pérez Vinagre del taller Terracota de Mérida.

Las medallas fueron luego distribuidas a los ganadores por representantes de los servicios esenciales. Los premios se entregaron a una decena de colectivos civiles y profesionales cuya labor fue de especial relevancia durante la crisis sanitaria: trabajadores penitenciarios, la red de servicios públicos de Cáceres contra el coronavirus (Red-Cor), alfa operativo, personal trabajador, salud y trabajadores sociales, ayuntamientos, diputaciones de Cáceres y Badajoz, profesores, niños y personal de la residencia.

La hermana Cristina Blasco, que estaba jubilada, no dudó en volver al trabajo activo para garantizar la salud y la atención médica y habló en nombre de los ganadores. «Esta medalla no es para la salud, sino para los ciudadanos, desde los más pequeños hasta los más mayores, desde el anonimato hasta el máximo cargo», dijo. “Esta medalla es para todas las personas que han pasado por la enfermedad con más o menos síntomas … Para quienes la han superado y quienes lamentablemente no pudieron. Es una medalla para las familias”, enfatizó el servicio de salud.

El director de la Universidad de la Tercera Edad, Florentino Blázquez, fue el encargado de pronunciar el discurso ciudadano, seguido de una interpretación del aria Nessun dorma de la ópera Turandot de Giacomo Puccini a cargo del tenor Juan Carlos Martos al piano de Antonio Luis Suárez. Cabe destacar que el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, no intervino en esta ocasión con motivo del Día de Extremadura.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí