Ricardo Salaya ha sido elegido secretario general de la Federación de Industria, Construcción y Agro UGT-FICA Extremadura con el 92,3% de los votos de los delegados participantes en el VII Congreso Regional de dicha federación celebrado este sábado en el Palacio de Congresos de Mérida.

Salaya sustituye a Miguel Talavera, que se desempeña como secretario general desde la constitución de UGT-FICA Extremadura en junio de 2016 y antes, en la antigua MCA-UGT (Metal, Construcción y Afines), desde noviembre de 2013.

En el congreso, con el lema «Sumando Fuerzas. Reindustriando Extremadura» y al que se convocó a 110 delegados en representación de 5.000 miembros, se ha elegido la nueva Comisión Ejecutiva, que además de Salaya, está integrada por: Paulino Guardado Mirón, que ocupa la Secretaría de Organización y Administración; Laura Méndez Castaño, Secretaría de Política Sindical y Negociación Colectiva; Paulino Sánchez Duarte y José Joaquín Llena Pizarro, como secretario regional.

José Ruiz Jerez ocupa la Secretaría Sectorial Agroalimentaria; Juan José Pedrazo, Secretaría Sectorial de Construcción y Materiales de Construcción; Aparicio Labrado Sánchez, Secretaría Sectorial de Energía y Agua; y José Luis Barrientos, Secretaría Sectorial de Siderurgia y Metalurgia, Bienes de Equipo y Automotriz.

En el acto de clausura, el secretario general de UGT FICA, Pedro Hojas, lamentó el clima político que vive el país en un momento de crisis en el que todos deben colaborar y llegar a acuerdos para salvar empresas, puestos de trabajo y la economía española, según el federación en un comunicado de prensa.

Para Hojas, los representantes políticos «no están a la altura de las circunstancias ni de la ciudadanía» y ha llamado a «reducir tensiones», a negociar y a trabajar para aprovechar la oportunidad de construir un mejor país.

«Los agentes sociales y económicos están dando ejemplo de que, cuando tienen la voluntad y las ganas, pueden llegar a acuerdos y buscar lo mejor para que los trabajadores y las empresas superen la crisis», dijo en relación a los acuerdos en los protocolos de salud en sectores y empresas, las negociaciones para acordar las condiciones de las ERTEs, el convenio de la Renta Mínima Vital, el teletrabajo …

En su opinión, a diferencia de lo ocurrido en la crisis anterior, en esta se ha creado «un escudo social como no se conocía» y «se están poniendo muchos recursos en ayudar a las empresas», a las que pide compromiso para que » No despidan trabajadores en el primer turno ”.“ La solución no son los EREs extintos ”, reiteró.

Recordó que el sector agrario es muy importante en Extremadura por su vinculación con el agroalimentario, y su desarrollo requiere «una comunidad empresarial con una alta visión de promover un empleo de calidad con derechos que haga atractivo el trabajo en el campo, algo que tendrá un impacto directo en la fijación de la población en el medio rural y conducirá al crecimiento económico de las regiones «.

«El sector agroalimentario es estratégico para la economía regional, pero necesita ser impulsado a través de inversiones y planes de futuro», dijo Hojas, para quien «es urgente y necesario acabar de una vez por todas con la falta de infraestructura y redes logísticas». en las que padece Extremadura que no hacen más que frenar su desarrollo industrial y profundizar su despoblación ”.

Tras criticar las dificultades que se han tenido que superar para llevar a cabo el convenio de la campiña extremeña 2019-2020, en el que «los empresarios agrarios demostraron su baja fiabilidad y fue necesaria una convocatoria de huelga para llevarla a cabo en el anterior acto de mediación», ha exigido «un pacto de Estado que homogeneice las condiciones laborales y garantice los derechos» en un sector que, lamentablemente, se caracteriza por «la precariedad, la inestabilidad y la temporalidad».

Por su parte, el nuevo secretario general de UGT-FICA Extremadura, Ricardo Salaya, ha valorado el papel de la militancia y la necesidad de integrar eficazmente a los sectores y secciones sindicales en la gestión de la federación en cumplimiento del mandato estatutario, además de asumir «una modernización sin ruptura» para lograr mayor solidez.

Salaya ha dicho que Extremadura tiene «un déficit histórico con respecto a su escaso tejido industrial» y cree que este momento de crisis puede ser «una oportunidad para que llegue el necesario cambio en el modelo productivo del que llevamos hablando desde hace 20 años porque Existen dos circunstancias: los gobiernos estatales y regionales están a favor del trabajo y Europa ha puesto recursos para hacerlo posible ”.

“Ahora no hay excusas y por eso nuestro lema ‘Industrializar Extremadura’. Este es el momento y los sectores que agrupa UGT FICA son clave: agroindustrial y energías renovables”, finalizó.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí