Otro debut del fútbol extremeño en Primera División, otro ‘pata negra’ en la élite. El último futbolista nacido en Extremadura que degusta las mieles de la máxima categoría es Rodri Sánchez, que el pasado sábado se estrenó con el Betis. Y lo hizo en un ámbito mayúsculo, el Camp Nou. Eso sí, no le acompañó el resultado, pues su conjunto perdió 5-2.

Rodrigo Sánchez Rodríguez (Talayuela, 2000) tiene una historia deportiva que provoca que sin importar sus pocos 20 años ya se le pueda definir como un trotamundos. Su estreno en Primera División es la consecuencia lógica de mezclar su contrastada calidad con la persecución de un sueño desde el instante en que apenas era un niño.

Jugador zurdo, con clara predisposición ofensiva, encontró en Sevilla la estabilidad profesional que buscó en numerosas canteras de clubs punteros del fútbol español. En el Betis parece haber encajado con perfección tras años de búsqueda y esfuerzo.

Era un crío en el momento en que sus padres (Francisco y María José) le llevaban a entrenar en días laborables y a divertirse los últimos días de la semana desde Talayuela a la ciudad más importante de España para evaluar fortuna en el disco compacto Canillas (filial del Real Madrid).

Atlético, Barça, Deportivo…

Una temporada después de eso, en la 2012-2013, jugó en el Atlético de Madrid y un año después, todavía en edad infantil, se fue al Espanyol. En la ciudad más importante catalana, ya cadete, firmó por el Barcelona y después se fue al Deportivo de la Coruña.

Siendo juvenil puso destino a tierras andaluzas, donde en el Betis fue pasando por los equipos B y A de esta categoría y luego jugó en Tercera con el Betis Deportivo, con el que ascendió a Segunda B el pasado julio tras disputar el playoff exprés en Marbella. Ahí compartía conjunto y alegrías con otro extremeño, Roberto González Bayón, Robert, al que el club de Heliópolis ha cedido esta temporada a Las Palmas (Segunda División).

En la cantera bética hay más extremeños, como el jovencísimo Tiago Polo, hijo del exfutbolista Santi Polo; o Rodrigo Marina, delantero en el conjunto infantil A.

Su progresión no pasó desapercibida en el club blanquiverde hasta el punto de estar considerado como entre las perlas de la cantera bética.

Con el primer conjunto llevaba algún tiempo rondando su debut en Primera. Ya lo había hecho en varios amistosos. De hecho, el primero que jugó con el Betis fue en la ciudad más importante extremeña, en el momento en que el club verdiblanco ganó 0-4 al Mérida en septiembre del 2018.

Rodri Sánchez.

La atípica temporada pasada se reinició, tras el confinamiento, con Rodri participando en los adiestramientos que dirigía Rubi en el primer equipo bético. Pese a ingresar en varias convocatorias, no llegó a debutar ni con este entrenador ni con Alexis Trujillo, que le reemplazó en el banquillo.

Curioso fue que en el Sevilla-Betis del ya transcurrido mes de junio, primer partido jugado en España tras el parón por la pandemia, el moralo Oliver Torres fue titular en el Sevilla y el talayuelano Rodri Sánchez estuvo en el banquillo del Betis, aunque no llegara a jugar. Los dos futbolistas del Campo Arañuelo estuvieron en ese derbi de la ciudad más importante andaluza, destacado por su importancia en la vuelta del fútbol profesional español.

En la cabeza de Pellegrini

Esta temporada, Manuel Pellegrini, nuevo entrenador bético, había contado con el talayuelano en varias listas previas a las convocatorias oficiales. Su ocasión se aproximaba y llegó por fin el pasado sábado. Rodri Sánchez sustituyó a Sergio Canales en el minuto 85 del partido contra el Barcelona. En su cuenta de twitter el futbolista extremeño se mostró feliz por su debut y al unísono apenado por la derrota, al tiempo que agradecía al Betis «la seguridad depositada en mí durante estos años».

Aunque habituados a los viajes, no pasó desapercibido tampoco el doble esfuerzo de Rodri este pasado fin de semana. Tras jugar el sábado unos minutos en Barna viajó hasta Yecla el domingo con el Betis Deportivo para el partido del filial en Segunda B. Fue titular y jugó el encuentro entero con empate a un gol contra el Yeclano. Tiene contrato hasta el 2022 y su cláusula de rescisión ha subido de 12 a 20 millones de euros tras su debut en Primera. En Heliópolis no quieren dejar irse a uno de sus futbolistas promesa con mejor futuro y que en alguna ocasión ha sido tentado desde la Premier.
Con Rodri son siete los extremeños en Primera. El talayuelanoa acompaña a Óliver Torres (Sevilla), Rober Correa (Eibar), Waldo Rubio (Valladolid), Javi Gallardo (Huesca), Fernando Pacheco y Burgi (Alavés)

Tantos con Ansu Fati

El sábado fue noticia el estreno de Rodri en Primera División en exactamente el mismo partido en el que Ansu Fati se lesionaba de gravedad. Ese día eldesmarque.com desvelaba que los dos jugaron juntos en el Barcelona cadete B con el que fueron campeones.

Rodri era en La Masía compañero de habitación de Juan Miranda, en este momento además futbolista del Betis, y solía asociarse con Ansu Fati fabricando tantos. El destino les volvió a juntar en un mismo partido, aunque con sensaciones encontradas y en diferente bando. Es muy posible que no sea la última vez que ambos sean noticia el mismo día. El extremeño Rodri Sánchez seguro que va a poner todo de su parte a fin de que de esta forma sea.

El que deberá aguardar para regresar a jugar en primera será el jugador del Barça. Fati fue operado ayer de la rotura en el menisco de adentro de la rodilla izquierda y va a estar 4 meses de baja. Hasta ahora había sido el jugador blaugrana más desequilibrante: en los 10 primeros partidos había cosechado cinco tantos, dos asistencias y tres penaltis provocados. Ronald Koeman deberá procurarle en este momento sustituto.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí