¿Cuál es su ocupación profesional?
Además de mi capacitación académica y mi trabajo como gerente de Cotabaco, que es una sociedad cooperativa, me gusta definirme como ‘agricultor/tabaquero’, porque de este modo lo siento, lo padezco y, en menos oportunidades de las deseadas, lo disfruto.
Por tanto, es propietario de una explotación tabaquera.
Sí, soy tabaquero de tercera generación y llevo mi propia explotación desde el año 2003 que está ubicada en el ayuntamiento de Talayuela, en la provincia de Cáceres.
Nos comunica también que es el gerente de una cooperativa, háblenos de ella.
Cotabaco es una cooperativa agraria de segundo grado que transporta andando desde 1990. Nos ofrecemos de forma exclusiva al cultivo, curado y comercialización de el papel verde de tabaco. Está compuesta por 143 asociados que generan más de 3.600.000 kilos de tabaco curado, un 13% del total nacional.

¿Cómo es el desarrollo de comercialización del tabaco de los agricultores?
No es muy complicado. En el mes de marzo del año de la cosecha se suscriben los contratos de cultivo y compraventa entre las cooperativas y las compañías de primera transformación y la venta del producto comienza en el mes de septiembre y concluye en el mes de febrero del año siguiente a la cosecha. En nuestro caso, en el de Cotabaco, más del 97% de la producción de nuestros socios se contrata y se vende a Cetarsa, compañía correspondiente al conjunto SEPI, que contrata casi el 80% de la producción nacional; siendo un auténtico eje vertebrador del área.
Verdaderamente la relación existente entre Cetarsa y Cotabaco (y me atrevería a decir que entre la mayor parte de las empresas de primera transformación y cooperativas), va más allá de una relación rigurosa cliente/proveedor, ya que los intereses y también inquietudes de ambas partes son exactamente los mismos. Claro que existen ‘tiras y aflojas’ en el momento del detallar el valor del producto, mas la colaboración en puntos agronómicos, técnicos, administrativos, medioambientales, logísticos, fabriles, etcétera es total.

¿Cómo se ha desarrollado la presente campaña?
Agronómicamente, fué una campaña algo convulsa en lo que a la climatología se refiere: las lluvias de primavera retrasaron el trasplante; el verano ha sido increíblemente caluroso y, finalmente, nos hemos visto damnificados por las tormentas de los días 14 y 17 de septiembre que han siniestrado una parte de la producción. En cuanto al resto, nada destacable.

¿En cuánto se puede cuantificar las pérdidas gracias a las tormentas?
Según fuentes de Agroseguro, la área afectada ha ascendido a algo más de 2.600 hectáreas, aproximadamente un 30% de la superficie que se cultiva en Extremadura; sin embargo, la valoración de la pérdida de la producción real aguardada aún no la conocemos. Es de agradecer la diligencia de parte de Agroseguro en atender, peritar y valorar todos los partes correspondientes a esas 2.600 hectáreas. El sector del tabaco es un sector muy especializado y realmente bien estructurado, en el que el 98 % de los labradores están agrupados en cooperativas o bien SAT; esto permite que prácticamente el 100% de la producción de tabaco de Extremadura esté asegurada por medio de la línea específica de Agroseguro.

Háblenos un poco de los enormes números del sector a nivel regional.
Extremadura genera unos 28 millones de kilogramos de tabaco, lo que representa más del 99% de la producción nacional y nos ubica como la más grande región productora de Europa. Debemos tener muy presente que, dentro de Extremadura, esta actividad está muy localizada en el Valle del Tiétar (Campo Arañuelo y La Vera) y, en menor medida, en el Valle del Alagón. El cultivo y la primera transformación de tabaco aportan a la provincia de Cáceres más de 139 millones de euros, el 2% de su PIB. El que más de 10.000 familias puedan vivir del cultivo y la primera transformación de tabaco en una región donde la cota de desempleo alcanza casi el 24% no es asunto baladí. Mención particular merece la tasa laboral femenina que genera la primera transformación del tabaco, ya que el 54% de la plantilla lo acaparan mujeres. Así, nadie me podrá denegar que o sea el verdadero avance tural, una actividad que, sin complejos, permite fijar la población al medio rural, crea empleo de calidad y vertebra el territorio.

Decía al comienzo que disfruta menos veces de las deseadas en su actividad profesional, ¿a qué hay que?
Solo es una manera de hablar, una hipérbole. Si verdaderamente no disfrutase con lo que hago, me dedicaría a otra cosa. Lo que no puedo negar es que, con los resultados que se consiguieron de nuestros análisis DAFO (ahora que está tan popular esta utilidad de análisis empresarial), a veces, es realmente difícil hallar una estrategia que nos deje vencer debilidades, dominar amenazas, impulsar fortalezas y aprovecharse de las oportunidades; lo que me provoca cierto desánimo.

¿Puede comunicarlo más intensamenta?
Internamente el sector del tabaco tiene, cuantitativamente, más fortalezas que debilidades: El sector presenta un prominente grado de asociacionismo (el 98%) y de especialización (los labradores/tabaqueros destinan más del 86% de su área exclusivamente al cultivo de tabaco; porcentaje que le ubica como el sector más especializado de todos los campos agrarios).
La edad media de los agricultores/tabaqueros es de 54 años, siendo el sector agrario menos avejentado en todo el país.
Es un área en el que la trazabilidad es absoluta en todos y cada uno de los órdenes y niveles. Se trata de un área medioambientalmente sostenible que trabaja todo el tiempo en achicar su huella de carbono y también hídrica y con un uso sostenible de artículos fitosanitarios y fertilizantes:
• La práctica totalidad del cultivo de tabaco se realiza bajo el procedimiento de Producción Integrada, muy próximo a la agricultura ecológica.
• Más del 80% de la energía utilizada en el proceso del curado del tabaco proviene de biomasa, energía renovable neutra en emisiones de gases de efecto invernadero.
• La huella hídrica además es objeto de regulación y contención.
• Con LMR (Límites Máximos de Residuos) de fitosanitarios ajustados contractualmente que requieren una administración óptima para un control eficaz y eficaz de plagas y enfermedades.
Como debilidades más interesantes podríamos decir que:
• Es un área poco diversificado, en el que los capital agrarios de los labradores/tabaqueros suponen más de un 75% de sus ingresos.
• Existe un alto porcentaje de propietarios ‘minifundistas’: la área media de las explotaciones tabaqueras no consigue las 10 hectáreas.
• Los suelos de la enorme mayoría de las zonas tabaqueras son poco aptos para otro género de cultivos.
Todo esto hace la imposibilidad de encontrar una alternativa agroeconómica y social real al cultivo del tabaco. Si nuestras debilidades internas tienen la posibilidad de llegar a desalentar, las amenazas exteriores son alarmantes…

¿Cuáles son esas amenazas que le preocupan?
Sin entrar en los costos de producción; en las restricciones, cada más mayores, en el empleo de fitosanitarios; en la nueva reforma de la PAC, que para ello necesitaría un diario completo; etcétera. y centrándonos de forma exclusiva en los aspectos comerciales, la verdad es que estamos preocupados por la actitud poco sostenible y responsable de la cigarrera British American Tobacco (BAT).
El mercado del tabaco en todo el mundo está dominado por 4 enormes manufactureras: Imperial Brands, Philips Morris, Japan Tobacco International y BAT. De todas , las tres primeras mantienen un importante deber con la sostenibilidad del sector de tabaco español; adquiriendo gran parte del tabaco producido por los labradores españoles y transformado por nuestras empresas de primera transformación.
No obstante, BAT, que comercializa las marcas Lucky Strike, Rothmans y Pall Mall, por ejemplo, a pesar de haber vendido en España en el año 2019 un total de 265 millones de cajetas de tabaco, con un volumen de facturación de más de mil millones de euros y una cuota de mercado superior al 12%, no adquisición ni una sola hoja de tabaco español. Honestamente, no acercamiento ningún argumento que justifique que esta gran compañía, tan comprometida social y a nivel económico con otras comarcas tabaqueras, no participe en la sostenibilidad del área tabaquero español.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí