El alcalde de Cáceres, Luis Salaya, acaba de comunicar que las dos plantas fotovoltaicas de Los Médanos cuyas proyectos comenzarán en el mes de enero crearán 1.100 cargos laborales «en sus picos más altos de empleo», aunque estas cantidades no serán de larga duración y quedarán en torno a 50 de manera permanente.Las obras de ejecución se extenderán cerca de tres años. Los proyectos están avalados por Iberdrola y la extremeña Alter Enersun. La primera invertirá más de 98 millones de euros y la segunda, más de 56

A ellos se une la iniciativa de Ecoenergías del Guadiana que se aprobará en los próximos días y que prevé su ubicación en el polígono ganadero. En el horizonte, ha dicho el regidor, «ojalá esto logre continuar desarrollándose a fin de que Cáceres no solo tenga un desarrollo económico cerca de la fotovoltaica sino asimismo en el Centro de Alojamiento de Energía que prevé disponer el gobierno de España en la capital».

El mandatario municipal, que ha mantenido un acercamiento con los hombres de negocios, ha dicho antes de la asamblea que el municipio ha recaudado medio millón de euros más de lo pensado gracias a estas instalaciones, en suma 5 millones de euros, «porque fuimos prudentes al presupuestarlo no porque hayamos recibido capital que no se esperasen». Eso va a tener un impacto positivo en los presupuestos municipales, «no en el del año próximo porque es un dinero que va directamente a remanentes, mas sí en el del ejercicio siguiente porque a lo largo de los primeros días de enero se marchan a continuar recibiendo ingresos de estos proyectos», apuntó Salaya.

El alcalde se ha reunido primero con Alter y después con Iberdrola. En los dos encuentros se habló del proceso administrativo, «porque a la multitud que invierte en la localidad hay que tratarla bien y tenemos que llevar a cabo buenos cómputos». Además de esto se abordó la consideración de que «se abran las puertas a fin de que la mayoría de puestos de trabajo sean de vecinos de la ciudad y más ahora con la coyuntura económica tan delicada que tenemos». De todas formas se charló de intentar abrir las bolsas de empleo en los próximos días.

«Llegamos a los plazos pese a la pandemia. Están entre concedidas y concediéndose ámbas primordiales, que se aprobarán ambas en los próximos días», dijo Salaya, quien ha insistido en que se trata de una buena noticia para la ciudad en un «momento en el que hace mucha falta».Acompañado de la concejala de Economía, Marian Costa, el alcalde aprovechó para felicitarla por su trabajo, a , al concejal de Urbanismo, José Ramón Hermoso, y a los empleados municipales, «que hicieron una enorme tarea; no era una labor simple. La energía fotovoltaica hallaba muchas dificultades para implantarse en nuestra localidad por la regulación del Plan de Urbanismo, mas la modificación que impulsamos nada más llegar al gobierno permitió su instalación». 

¿Y es de los que se estima que la mina de litio que prevé instalarse en Cáceres generará más de 1.000 cargos laborales directos e indirectos o bien es de los incrédulos? Salaya respondió de este modo: «Eran menos mas después fueron medrando. Cuando yo digo que en las plantas fotovoltaicas van a crear 1.100 empleos quiero decir que que van a crear 1.100 empleos ciertos y directos, que son los que tenemos la posibilidad de contar, los indirectos son mucho más bien difíciles». Y añadió: «No es equiparable, desde luego. Cuando la energía fotovoltaica hoy va a dejar 1.100 empleos en la ciudad, la promesa de la empresa que desea hacer esta mina es de muchísimos menos y de puestos considerablemente más dudosos y con muchas menos garantías»,

Se refirió Salaya de esta forma a las vallas de publicidad instaladas por la empresa San José de Valdeflórez, donde aluden a estas cantidades. «Cuentan los indirectos porque cuentan que cada empleo directo crea más de 2 indirectos, lo cual es bastante optimista, mas en cualquier caso lo que estoy anunciando hoy es que Cáceres tiene alternativas mucho más sostenibles».Salaya ten en cuenta que la empresa de la mina ha obtenido de la Junta de Extremadura el permiso de investigación, mas muy con limite porque «en más de 2 tercios del terreno les impide las perforaciones. Si se sostuviese este método más adelante la compañía tiene muy difícil la obtención de un permiso de extracción en un lote en el que ahora se han denegado las perforaciones».

¿Y si se les diera el permiso de explotación? «Ya que desde luego tendríamos un problema y sería muy negativo para la localidad, pero estamos trabajando en el ámbito de intentar que no lo obtenga. Desde luego en lo que dependa del municipio no lo van a obtener si todos y cada uno de los conjuntos mantienen su posición política», ha remarcado el primer edil.






Fuente