La dirección del área de salud de Cáceres necesita adquirir más equipamiento para hacer frente a la segunda ola de coronavirus. Forma parte del plan de contingencia del Servicio Extremadura de Salud (SES), que tiene como objetivo adecuar los hospitales de la ciudad (y comarca) a los requerimientos del Covid-19. Una de las nuevas adquisiciones es un sistema de monitorización cardíaca para la unidad de cuidados intensivos (UCI), que fue especialmente desarrollado para pacientes con coronavirus. Se instalará en San Pedro de Alcántara y es un dispositivo único que permite monitorizar a los pacientes ingresados ​​en el dispositivo desde un único control. Su comparativa cuesta 54.000 euros.

Salud también adquirirá una máquina de rayos X portátil que también se pondrá a disposición de los distintos servicios y unidades de San Pedro de Alcántara. También puedes ir a Nuestra Señora de la Montaña en caso de que sea necesaria una reapertura. Cuesta 90.000 euros.

Durante la primera ola de la pandemia cuando se tuvo que utilizar el hospital provincial, una de las principales deficiencias fue la falta de un dispositivo de radiodiagnóstico que permitiera el diagnóstico y seguimiento de las personas ingresadas (para ser dadas de alta, había que hacer una radiografía, que se curó la neumonía). . Así que fue la facultad de veterinaria la que donó en abril un dispositivo con estas características. Hasta entonces, los pacientes del hospital tenían que ser trasladados a San Pedro de Alcántara para someterse a esta prueba.

LA VIRGEN DE LA MONTAÑA

Sin embargo, como aclara el Ministerio de Sanidad, no está prevista la reapertura de Nuestra Señora de la Montaña. El número de pacientes hospitalizados va en aumento, aunque lejos de los números de marzo y abril, cuando más de 200 pacientes fueron hospitalizados en el sector sanitario de Cáceres. Actualmente hay una decena, el 6% de lo que ha sido en esos meses. Se decidió reabrir la octava planta de San Pedro de Alcántara, que, al igual que al inicio de la pandemia, se destinará a pacientes con coronavirus. Estos ahora se distribuyen entre este y el segundo sistema.

Por otro lado, el plan de emergencias también prevé que el área de salud de Cáceres estará equipada con seis camas de la unidad de cuidados intensivos (UCI), que se instalará en el hospital universitario. A finales de marzo colapsó la unidad de cuidados intensivos de San Pedro de Alcántara, por lo que los pacientes tuvieron que ser trasladados a la unidad de cuidados intensivos de la universidad. Así se cubrieron las doce posiciones del primer centro y las quince del segundo. Esto resultó en la improvisación de diez camas más en una tercera unidad de la universidad. En realidad se trata de una unidad de estancia corta, que, sin embargo, se utilizó como unidad de cuidados intensivos por motivos de espacio. Ahora se está completando con estas seis camas de cuidados intensivos, que costarán 34.848 euros.

Este nuevo equipamiento, que acaba de ser licitado, se conectará al sistema de control de acceso para prevenir posibles contagios por coronavirus que se instalará en los dos hospitales de la ciudad. Tal y como anunció este diario, se colocarán cámaras termográficas que medirán la temperatura de todos los usuarios que tengan acceso a los hospitales. Será una lectura masiva controlada por personal calificado. Si alguno de los usuarios supera la temperatura (37 grados), no podrá ingresar al edificio y será dirigido directamente a otra zona que será evaluada por los trabajadores de salud. Esto evalúa si existen otros síntomas y si es necesaria la activación del protocolo Covid. Para los profesionales que trabajan en edificios, también se instalará un sistema de lectura de temperatura facial. Se conecta a unos tornos que solo abren cuando no superan la temperatura máxima (37 grados).

RUTAS ÚNICAS

Además, en los dos hospitales se colocarán carteles informativos sobre la normativa de acceso y los sistemas para frenar el acceso móvil, que servirán para orientar el tránsito de personas (tanto usuarios como profesionales) en direcciones claras y garantizar distancias seguras. . Finalmente, se pondrán a disposición del público y los profesionales que tengan acceso a los edificios mascarillas y geles hidroalcohólicos. Además, de acuerdo con el SES, los trabajadores de la salud cuentan con equipos de protección personal de acuerdo a los protocolos establecidos según la responsabilidad de cada uno de ellos.

Estas últimas adquisiciones fueron adjudicadas a Mofexsa y costaron 120.165 euros. El nuevo sistema debe instalarse dentro de un mes. Es urgente su implementación para cumplir con el real decreto que regula las medidas para prevenir el coronavirus en los hospitales.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí