–¿Qué impacto han tenido los aranceles en la exportación de productos agroalimentarios extremeños a EEUU ?
–Han sido determinantes en la caída de las exportaciones que se ha producido. Hay que tomar en cuenta, entre otras cosas, que en el aceite de oliva España había conseguido superar por primera vez a Italia en ventas a EEUU pero, cuando te fijan un arancel del 25%, prácticamente te están echando del mercado. Especialmente cuando países que están entre tus primordiales contendientes, como Túnez o bien Marruecos, no tienen esta barrera. Los veníamos padeciendo primero en la aceituna de mesa, pero luego tuvieron un impacto tremendo en el aceite o bien en el vino, que son los productos a los que les ha afectado principalmente.

–¿Confía en que se supriman en un período razonable de tiempo?
–Seguridad no puedes tenerla jamás, pero es verdad que el talante de Biden es totalmente diferente al de Trump. Pienso que eso resulta muy evidente, y que puede ser determinante en el momento de establecer las nuevas negociaciones entre la UE y USA. Estos son unos aranceles absolutamente injustos, y que tienen su origen en un área totalmente ajeno al agrario, como es el aeronáutico. Hasta ahora, su eliminación parecía bastante difícil mas tras la victoria de Biden hay promesa de que de a poco se vayan sacando y de que volvamos a tener un comercio fluido como previamente.

–Y caso de que se eliminen, ¿no será difícil recobrar un mercado en el que se han estado posicionando ahora a lo largo de los últimos meses otros contendientes?
–Ahí nos puede socorrer la calidad, Tenemos unos productos con un nivel de calidad extraordinario. Afortunadamente, la producción de la UE tiene una seguridad alimentaria y una trazabilidad que es una garantía en mercados de alto poder de compra como puede ser el de EEUU. Esa ha de ser nuestra primordial arma.

–Bruselas termina de ofrecer el visto bueno al alojamiento voluntario de aceite de oliva, una propuesta que se realizó desde las cooperativas, ¿qué puede significar este mecanismo para el sector?
–Es una herramienta para instantes puntuales o bien de crisis. Para en el momento en que haya superproducciones, como ha ocurrido este año, que el mercado no es capaz de absorberlas y eso produce una caída de precios espectacular. Es algo que hemos pedido a lo largo de años y que creo que va a ser una medida muy positiva para el sector. Esperemos se pudiese establecer para otros. Para el aceite de oliva este mecanismo de regulación de mercado puede ser una utilidad excepcional.

–Y tratándose de una medida facultativa, ¿no puede resultar bien difícil de utilizar de forma consensuada?
–Hay que tomar en cuenta que no todos y cada uno de los sectores están tan cooperativizados como el del aceite de oliva, donde prácticamente el 65% o bien el 70% de la producción está a cargo de cooperativas, lo que hace que sea mucho más fácil ponerse de acuerdo que en otros sectores. No creo que, llegado el instante, resulte complicada la aplicación.

–¿Cree que el campo extremeño sostendrá los fondos de europa que recibe con la nueva PAC?
–Todo son aún especulaciones. A fines de este mes o bien pricipios de diciembre se volverá a reunir el ministerio con las comunidades autónomas. No creemos que haya una gran desviación de fondos de una regiones a otras. Ciertas producciones tienen la posibilidad de verse resentidas, mas probablemente van a ser compensadas con otras. En todo caso, hay que estar pendientes y ver qué sucede a nivel individual con cada agricultor y cada ganadero.

–¿Qué va a suponer la introducción de los ‘ecoesquemas’ ?
–Ahora veníamos cumpliendo una sucesión de normativas con la condicionalidad que en este momento se fortalecen. Es verdad que hay un periodo de transición, pero todos debemos tener claro que la agricultura en la UE va a ser poco a poco más verde, es algo a eso que poco a poco nos debemos ir adaptando. lo veo como una oportunidad, más que nada en Extremadura, donde nuestra ganadería es extensiva y tenemos una agricultura que ha conocido ajustarse a cuestiones como la reducción de artículos fitosanitarios. Lo que debemos hacer es conformar a nuestros agricutores y ganaderos para que, en el momento en que llegue el instante, cada uno adapte su explotación al ‘ecoesquema’ que más le convenga. 

Noticias relacionadas





Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí