El sector de la automoción sufrió bastante con el coronavirus. La mayoría de marcas han conseguido superar las primeras oleadas, y más que nada el primer proceso de inacción, mas han sufrido desplomes en sus capital y provecho y ciertas firmas incluso han anunciado pérdidas. Ssangyong se encontró con que el Conjunto Mahindra (M&M), dueña del 74,65% de la surcoreana, decidió dejar de invertir en y le solicitaba que se buscara otros inversores. M&M, que salvó a Ssangyong en 2010, tomó esta resolución tras registrar una caída de ventas del 88% en su mercado principal, el indio, a lo largo de la primera oleada del Covid-19. Solamente seis meses después, Ssangyong se ha proclamado en certamen de acreedores.

La automovilística asiática no es capaz de afrontar una deuda de 60.000 millones de wones, 44 millones de euros, y tras agotar todas las configuraciones para obtener financiación y no ser capaz de prolongar la deuda al no alcanzar un acuerdo con los prestamistas, ha debido declararse en certamen de acreedores. Aun de esta forma, según el comunicado oficial de Ssangyong, «la compañía planea resolver próximamente el inconveniente de liquidez tras arrancar un procedimiento de rehabilitación». Según la firma surcoreana, ahora comienza un periodo de tres meses en los que buscará el modo perfecto de conseguir la financiación necesaria con nuevos asociados. Mientras, va a poder continuar con sus ocupaciones normales.

Mahindra toma el control a lo largo del proceso

Durante estos tres meses, M&M, como máximo accionista de Ssangyong, se va a hacer cargo de la marca y «cooperará para normalizar la situación» y ofreciendo el soporte necesario a lo largo de las negociaciones con las partes con intereses. Por su parte, Ssangyong asigna esta situación al coronavirus, que ahora se llevó por delante la inversión que el conjunto indio debía hacer en su compañía. «Estamos haciendo todo lo posible para editar la situación y construir una compañía más sólida y competitiva para el futuro», añade el comunicado.

Ssangyong vendió un 10% menos en Europa el año pasado al matricular, según datos de Jato Dynamics, 14.627 entidades. En España, según datos de la Asocaición Española de Desarrolladores de Automóviles y Camiones (Anfac), la caída fue semejante, del 10,4%, con un total de 3.057 unidades vendidas. El SUV pqueño Tivoli fue su superventas español con 1.678 matriculaciones, seguido del XLV con 416 y del Korando con 301.






Fuente