Los vecinos de Suerte de Saavedra estiman que el futuro campo de fútbol que el Ayuntamiento de Badajoz ha proyectado en la barrida, que se financiará con un millón de euros a cargo de la Estrategia de Avance Sostenible e Que viene dentro (Edusi), será un «revulsivo social y económico» para la región. No solo porque en el vecindario van a contar con unas instalaciones deportivas de primer orden, sino como ‘sede’ del Club Deportivo Santa Teresa, que actualmente juega en la máxima categoría del fútbol femenino, atraerá a una cantidad enorme de personas al vecindario, lo que puede sospechar una oportunidad para los negocios que ya existen y la apertura de otros nuevos.

Por otro lado, para la asociación vecinal, la guinda del pastel sería que en el espacio reservado en el emprendimiento para los colectivos sociales, previsto bajo el graderío para entre 2.000 y 3.000 espectadores que se habilitará, se ubicara el centro de mayores que desde hace años reivindican.

En este sentido, el presidente de Suerte de Saavedra, Fernando Gonsalbes, apuntó que esta solicitud se la han trasladado al primer teniente de alcalde, Ignacio Gragera, y al concejal de Urbanismo, Carlos Urueña, en la asamblea que mantuvieron hace unos días para abordar distintas cuestiones de interés para la barriada, entre el nuevo campo de fútbol, inversión que se anunció el día previo a este acercamiento. «La opción la hemos puesto encima de la mesa y nos dijeron que la van a estudiar», resaltó el gerente vecinal.

A juicio de esta asociación, los colectivos de Suerte de Saavedra (ellos mismos y el Grupo Joven) ahora cuentan con locales para desarrollar su actividad, sin embargo sigue pendiente (a pesar de que se aprobó en pleno con los votos de todos y cada uno de los grupos municipales) dotar de un espacio propio a los mayores del barrio, donde ya funciona la Asociación de Pensionistas Antonio Escudero, mas sin sede. Gonsalbes señaló que, según los datos del Emprendimiento Comunitario, en la barriada hay unas 800 personas superiores que se podrían beneficiar de ese centro que, según recordó, Ciudadanos (partido de Gragera y Urueña) creía necesario en precampaña. «Hemos aprovechado para recordárselo a ellos también», apuntó el presidente vecinal.

El centro de mayores es una reivindicación «no histórica, sino más bien legendaria», aseguró Gonsalbes, ya que, según ha dicho, hace 17 años que se solicitó por vez primera este recurso para el barrio. Más allá de los repetidos «noes» que ha recibido esta demanda, los vecinos no cejan en su empeño. En este sentido, apuntó que si la «explicación» hasta la actualidad era que no había locales, este problema desaparece con la dotación social que acompaña al proyecto del campo de fútbol.

Fuentes municipales, a cuestiones de este períodico, explicaron que Gragera y Urueña han tomado nota de la iniciativa de la asociación vecinal sobre el centro de mayores, que el municipio estudiará, como asimismo va a hacer con «las distintas necesidades» que ha recibido de colectivos y vecinos del vecindario. «Su uso debe ser social y cultural y en esa horquilla caben muchas proposiciones», apuntaron.






Fuente