Javier de Isusi, que eligió La Vera para vivir, ha ganado el Premio Nacional de Cómic, cuando todos miraban a Laura Pérez por Ocultos y Pep Brocal por Inframundos. Lo contamos aquí, en esta misma cultura que nos llega: «Javier de Isusi ha contado los últimos tres años de la vida de Oscar Wilde, que murió exiliado en París en noviembre de 1900, apenas tres después de salir de prisión, en moral y ruina económica, borracho y sin poder escribir una línea. Su libro desciende a los infiernos y, por ello, se titula La Divina Comedia de Oscar Wilde. Queríamos empezar con un libro en acuarelas y en sepia porque los libros no caducan, pero ahora tienen poco uso en las librerías y pasa como una serie: hay que darse prisa. Tenemos estrés incluso del ocio ».

Existe esta semana como entonces, pero luego no hubo máscaras ni limitaciones de capacidad. El Teatro López de Ayala despide su Festival Internacional con varias obras. Mañana sábado

Prostitución, dirigida por Andrés Lima. Tres actrices (Carmen Machi, Nathalie Poza y Carolina Yuste) y un mundo muy complejo y que plantea muchas preguntas: ¿por qué no el cuerpo? ¿Es legal poner la espalda cargando ladrillos, pero no el coño? ¿por qué? ¿Una cosa es más comercialización que la otra? ¿por qué? ¿Es la prostitución igual a la trata? ¿cómo? ¿Por qué no se hace nada? ¿Existen políticas sociales para que una prostituta que quiera dejar la prostitución se vaya? Después de todo, los clubes de azafatas están en camino para que todo el mundo los vea: incluso tienen una asociación nacional que los apoya ante las administraciones. ¿Cómo funciona la industria? ¿Cómo se generan los placeres?

Trabajé con prostitutas. Las primeras tres preguntas fueron hechas por Mary, hace veinte años.

No soy abolicionista. Es decir, me encantaría un mundo en el que no se contrataran prostitutas, no se traficara con seres humanos, se vendieran órganos, no hubiera guerras, en el que se nacionalizara la luz, el agua, la telefonía y el ferrocarril y no hubiera ni una sola. una clínica de salud privada por elección personal y social, que es más bien como decir por un complejo sistema de castigos y reforzadores durante muchos siglos, pero eso no va a suceder. Y, como no va a pasar y me gusta trabajar con la realidad que tengo frente a mí y no con una futura, soy más de escuchar, plantear las necesidades, cubrirlas desde el estado. Quién es el que tiene el deber de proteger a los más débiles.

Así que bienvenido sea el Cómic Nacional para Javier de Isusi por relatar la vida de Wilde, de ese hombre que hizo que una estatua dijera «bésame en la boca porque te quiero mucho» y bienvenidos sean las obras de teatro que plantean interrogantes. «Lima», dijo el crítico Marcos Ordóñez, «es más brechtiana que nunca, y eso para mí significa auténtico: sea fábula o cotidiano, tiene que llegar a ti y mostrarte gente real. Sus hermanos son Albert Boronat y Juan Cavestany, mezclando textos de Virginie Despentes y Amelia Tiganus con testimonios reales (Ana María, Isabella, Lucía, Alexia, Alicia) que los tres dramaturgos y las tres actrices recogen desde hace más de un año ».

También nos dice: «Lucía (Carolina Yuste) nos clavó en el sillón con el protocolo:« Haz que venga la gente ». Pero al cabo de unos segundos nos hace ver cuál debe ser el protocolo auténtico: ‘Si quieren acabar con la prostitución, lo primero que tienen que hacer es darle a la gente trabajos de calidad y dignidad, o no van a acabar con la prostitución, no con narcotráfico ni nada. Y Amelia Tiganus, una activista rumana que fue vendida por 300 euros a un proxeneta español y escribió un libro abolicionista, La revuelta de las putas, dice, en boca de Nathalie Poza, cosas como esta: «Nosotras las putas estamos atravesadas por todos violencia … Sufrimos la pérdida de identidad, la tortura física y psicológica, el miedo, la indiferencia, el olvido, el desamparo del Estado proxeneta y la sociedad cómplice.

No todo es trata, pero a veces todo es trata. Es decir, cómo no escuchar.

Cómo no escucharlos.

Para dejarnos respirar, el domingo llega Francis Quirós con Cucko. El lunes es Chopin quien sube al escenario. El piano me ha salvado y condenado toda mi vida, dice León de Vega, pianista, caballero de la Legión de Honor, a quien resisten los 24 preludios de Chopin. Y al día siguiente, martes, Comedia en negro, de Suripanta. Esta obra utiliza un recurso inédito en la historia del teatro: La luz invertida. “La acción comienza con el escenario a oscuras pero una ruptura repentina provoca un apagón y es entonces cuando se hace la luz para el espectador y la oscuridad para los personajes”, nos cuenta su director, Esteve Ferrer.

El teatro, como ve, requiere participación. También conocerán a los ganadores del Premio Max al mejor espectáculo revelación, que despiden el Festival Internacional de Teatro: Las chicas de Cádiz, con El viento es salvaje. Fedra y Medea, sin peplos, juntas, como amigas, como enemigas …


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí