Él Acusado principal en el juicio de la SGAE Eduardo Bautista conocido como Presidente de la Audiencia Nacional entre 1998 y 2011, conocido como Teddy Bautista buscó la protección de los órganos colegiados de la empresa para negar su responsabilidad en la contratación de Microgénesis, con lo cual, según el fiscal anticorrupción, tanto él como su dueño, José Luis Rodríguez Nerisaquearon la empresa que vigila los derechos de autor de los artistas y que querían compensar con 47,6 millones de euros.

Sin quitarse la máscara en ningún momento cuando empezó a contestar al fiscal anticorrupción José Miguel AlonsoBautista daba la impresión de un anciano que se perdía entre sus apuntes en papel y en una pizarra, con los que trataba de ayudarse. La imagen no duró mucho. Se rindió cuando decidió dar por terminada la empresa de Rodríguez Neri, por la que el fiscal exige la máxima pena (12,5 años de prisión), con el fin de modernizar tecnológicamente la empresa y adaptarla a los cánones europeos.

Según «Teddy» Bautista, para quien el fiscal busca siete años de prisión, consultó a los «colegios» de la SGAE e hizo una sugerencia, pero la decisión la tomaron sus órganos colegiados. Incluso se permitió al Ministerio Público acusar de no haber llevado a juicio a todas las personas que se encontraban procesadas en los contratos firmados desde 1998 con la empresa de Rodríguez Neri, que presidía la Sociedad Digital de Autores y Editores (SDAE) desde 2000). Una y otra vez de diferentes maneras repitió: «No decido que el coordinador sea Neri, sugiero».

DIGITALIZAR ZARZUELAS

Su interrogatorio fue tan difícil que el presidente de la Corte, el juez José Antonio Mora, tuvo que intervenir varias veces para poner fin al bucle en el que solían caer fiscal y acusados. Bautista insistió en que «la SGAE es una empresa privada, no regida por el régimen de corporaciones públicas», contratando a alguien que crea que hará bien el trabajo, que en este caso es digitalizar a los 10.000 de los fundadores. Zarzuelas dejó incluido algo por lo que Microgénesis felicitó en sus primeros años.

El objeto del juicio es determinar si, como afirma la Fiscalía, la SDAE «fue concebida desde un principio como una mera hazaña sin existencia real, sin actividad propia y sin empleados», cuyo único objetivo era la firma de contratos con la SGAE. Ese mismo día hicieron otro idéntico a Microgénesis, «que elude el marco legal y los mecanismos de control de la empresa» de manera «cuasi monopolista». En torno a esto se construyó una red corporativa para canalizar la subcontratación y los pagos que realiza la empresa autora.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí