Telefónica anunció este martes que ha adelantado sus objetivos de despliegue de la red 5G en España y a 15 de diciembre ya ha cubierto más de 1.200 poblaciones, lo que piensa dar cobertura al 76% de la población del país. Así supera las previsiones marcadas, que situaban la disponibilidad para final de año en un 75% de la población y 921 poblaciones de toda España.

La puesta en marcha de la red 5G fue un deber que adoptó la compañía de la mano de su presidente, José María Álvarez-Pallete, quien destacó que la puesta en marcha de nuestra red de 5G es un salto de nivel hacia la hiperconectividad, que cambiará el futuro de España.

Con la instalación de sobra de 4.000 nodos se cubren actualmente poblaciones de muy distinto tamaño, desde las superiores con más de 250.000 habitantes, hasta las más pequeñas de menos de 1.000, «incluso ciertas por debajo de los 150 habitantes», según asegura la compañía.

En esta primera etapa de despliegue, la compañía está trabajando con las últimas generaciones de radio que permiten el doble uso 4G y 5G con el objetivo de llevar la nueva tecnología «al límite de población desde el primer instante». Es una solución tecnológica de transición esperando de que todas las antenas de la compañía se amolden al sistema 5G.

Este despliegue inicial hace empleo de los emplazamientos e infraestructuras actuales y, a medio y film período, se irá complementando con nuevas estaciones base y ‘small cells’, según la aptitud o bien la cobertura lo vayan requiriendo.

Con la instalación de más de 4.000 nodos, se cubren ciudades de muy distinto tamaño, desde las superiores con más de 250.000 habitantes hasta las más pequeñas de menos de 1.000, inclusive algunas bajo los 150 habitantes. Tiene ingreso a la red de 5G de Telefónica todas las capitales de provincia, las principales localidades españolas y ciudades pequeñas de todas las comunidades autónomas. La operadora ha puesto como ejemplos las poblaciones de Navatejares en Ávila con 55 habitantes según el INE del 2019 o Savallà del Comtat en Tarragona con 58 habitantes. Otras ciudades pequeñas y medianas que hoy cuentan ya con cobertura 5G de Telefónica están por poner un ejemplo: Hoz de Jaca en Huesca con 70 pobladores según el INE de 2019, Zorita del Maestrazgo en Castellón con 114 habitantes, Prádena del Rincón en Madrid con 117 habitantes, Fonzaleche en La Rioja con 135, San Miguel de Aguayo en Cantabria con 140 ciudadanos, Leganiel en Cuenca con 190, Pedret i Marzà en Girona con 198, Mendaza en Navarra con 287 ciudadanos, Viviendas de Don Gómez en Cáceres con 289 pobladores, A Teixeira en Ourense con 316 personas, Caravia en Asturias con 477, Arrieta en Bizkaia con 586 habitantes, Fornalutx en Mallorca con 660 ciudadanos, Manzanilla en Huelva con 2.135 habitantes, Puntallana en Santa Cruz de Tenerife con 2.506 ciudadanos o bien Lorquí en Murcia, que cuenta con 7.141 pobladores.

Esta nueva generación de telefonía móvil deja la conectividad ultrarrápida y con unas habilidades diferenciales en concepto de ancho de banda, tanto de subida como de bajada, muy baja latencia y aptitud para conectar a millones de dispositivos. La gran transformación del 5G es que va a hacer viable un mundo en el que la mayor parte de nuestros elementos de uso cotidiano serán elementos conectados entre sí y con nosotros, con un más grande ancho de banda y una velocidad de milisegundos.

Los nuevos despliegues irán acompasados de un paulatino apagado de las viejas redes de segunda y tercera generación, que va a coincidir con la sustitución del 100% de la red de cobre por fibra en antes del 2025, en el momento en que asimismo finalizará el apagado del 3G. «Esto dejará una gestión más eficaz de las inversiones, puesto que no será primordial incrementarlas para emprender los nuevos despliegues», añade.

Telefónica asimismo ha destacado los avances realizadas por la compañía en otros de sus mercados principales, como Alemania, donde la sociedad conjunta con Allianz para el despliegue de fibra óptica a través de una interfaz mayorista ha obtenido la autorización por parte de la Comisión Europea (CE) a través de un trámite abreviado. Así mismo, la novedosa sociedad, llamada Unsere Grüne Glasfaser (UGG), está ahora operativa para empezar a desplegar una red de fibra de 50.000 quilómetros en zonas rurales y semirrurales de Alemania, con el objetivo de rebasar los un par de millones de hogares pasados en los próximos cinco años.

Por otra parte, apunta que este lunes se resolvió la subasta judicial de los activos de telefonía móvil inteligente del Grupo Oi en Brasil, en la que Telefónica, adjuntado con sus socios TIM y Claro, ha conseguido hacerse con el control de exactamente los mismos por un total de 16.500 millones de reales brasileños (precisamente 2.684 millones de euros).

De igual modo, apunta que a esto se suma la aceleración del desarrollo de fusión de las filiales en Reino Unido de Telefónica y Liberty Global, O bien2 y Virgin, después de que la Autoridad de la Rivalidad y los Mercados de Reino Unido (CMA, por sus siglas en inglés) admitiera la semana pasada la solicitud de las compañías de ir directamente a la fase 2 del proceso».






Fuente