La compañía automovilística (y de ingenios aeroespaciales, etc campos) Tesla va a poner en el mercado una exclusiva emisión de acciones por un valor de 4.277 millones de euros (5.000 millones de dólares estadounidenses) en los próximos días. Utilizando que los títulos de la empresa liderada por Elon Musk ha multiplicado sus títulos durante más de siete puntos en el último año, Tesla efectuará antes que finalice 2020 una nueva ampliación de capital, la segunda tras la que efectuó el mes pasado de septiembre y por el mismo importe.

Para esta edición de acciones, Tesla ha firmado un acuerdo (con pago de comisiones del 0,25% sobre el precio de venta) con los principales bancos. Así, algún accionista que desee adquirir los títulos deberá hacerlo por medio de las entidades Goldman Sachs, Citigroup, Barclays, BNP Paribas, Bank of America, Credit Suisse, Deutsche Bank, Morgan Stanley, Société Générale y Wells Fargo. En la primera emisión del pasado septiembre la comisión para los bancos se situó en el 0,5%. Tesla cotizó el lunes en 498,32 dólares americanos por acción.

Para la nueva operación se calcula que la compañía ponga en circulación algo más de 7,79 millones de nuevas acciones, lo que elevaría el número total de títulos hasta los 955,7 millones. La compañía ha señalado que el número final de acciones dependería del costo al que coticen los títulos. Además de esto, han comunicado que cada día designarán el número máximo de acciones que se van a vender mediante las entidades seleccionadas, o bien en su lugar van a acordar con los bancos el precio máximo de venta.

Inconvenientes con la planta de Alemania

Además de este anuncio de ampliación de capital, Tesla asimismo ha sido protagonista después de los últimos problemas con la justicia alemana con relación a su planta de producción al sur de Berlín, con la que la marca espera lograr una producción anual de 500.000 automóviles. El pulso con los colectivos ecologistas (la asociación Grüne Liga en Brandemburgo) les ha llevado a tener que suspender temporalmente la tala de árboles en la región, con una área de bosque de unos 82,8 hectáreas, en la que Tesla trabaja en la ampliación de su planta de coches eléctricos (cuya puesta en marcha está prevista para el año próximo).

El tribunal de Fráncfort que ha preciso la paralización temporal de la tala, apunta que la resolución es temporal. El juez cree que la operación de tala es contraria a la legislación medioambiental alemana, tanto por lo referente a los bosques como al encontronazo negativo al hábitat de serpientes y lagartijas. El mes pasado de febrero ya tuvieron que paralizar provisionalmente la tala de 90 hectáreas de árboles en la zona, puesto que en esa ocasión los daminificados eran los pájaros y las hormigas. La compañía inició los trabajos de construcción y ampliación de la planta antes de recibir el informe definitivo de la justicia alemana, que autorizó la operación aunque advirtiéndoles que no estaba decidida.






Fuente