Toundra visita las Nits del Fòrum este miércoles, seis meses después del lanzamiento de su último disco Das Cabinet des Dr. Caligari, la banda sonora de la película de 1920 de Robert Wiene. Hablamos con uno de sus dos guitarristas, Esteban Girón.

¿Cómo va este verano para la banda?

Hicimos un concierto en Oviedo y el de Barcelona será el segundo y último. Actuaciones con temas de Toundra de diferentes épocas; No hay presentaciones de álbumes que requieran un espacio cerrado o un cine de verano. Y hasta que vuelva la normalidad, no creo que volvamos a tocar porque estos no son conciertos como los entendemos.

Son bolos derivados de la necesidad de actividades que requieren músicos, técnicos y agencias de gestión..

Porque están indefensos y no tienen otra opción, no porque les guste trabajar en ese contexto. Esto se acerca más a una guerra que tuvimos que vivir, y aquellos de nosotros que nos dedicamos al ocio venimos últimos. Entiendo que las prioridades son diferentes, pero no veo normal que tanta gente permanezca indefensa cuando hay dinero para hacerlo. En Madrid ya han suspendido el Festival Tomavistas. Porque, por supuesto, queremos ver quién es la bella que corre el riesgo de contagiarse en una actividad, la música en vivo, que le importa a un pequeño porcentaje de la población. En última instancia, no se trata de la vida, sino de las voces.

¿No te sientes cómodo en estos conciertos?

En un concierto de rock, el denominador común no es ni el estilo ni el número de músicos, ni la ubicación ni los instrumentos que se tocan: son las personas de la primera fila las que sudan a toda velocidad y reciben los decibelios. Y eso se ha ido ahora. Como músico, la retroalimentación que te da el público es muy importante.

Hace unos años nos dijo que el trabajo de Toundra incluía los discos de Pink Floyd y los discos de Rocknroll. El gabinete del Dr. Caligari, ¿se está escapando esta división?

Nos ayudó a tener hambre, nos fuimos a casa y conseguimos un disco de sonido. Ahora queremos hacer un disco de rock and roll. Llevamos muchos años metiendo a Pink Floyd en la furgoneta.

¿Qué es la grabación de Pink Floyd?

De la interferencia a la pared. No tenemos ningún problema en afirmar que somos pegajosos y que nos gusta Pink Floyd sin Syd Barrett.

Se alimentan de fuentes pre-punk y post-punk.

Cuando empezamos con Toundra veníamos del hardcore y el punk, tendencias diametralmente opuestas a las bandas de los 70 que habíamos escuchado en nuestra infancia y juventud. Mi padre tenía un programa de radio y en casa escuchábamos a Pink Floyd y Led Zeppelin. Pero descubrimos que el rock espacial no estaba reñido con la ira y el ruido. No estoy tan enojado con el mundo como cuando tenía 18 años. Si me pones una fuente de fugazi, mi cabello será como púas.

¿Estás motivado para hacer música nueva?

Sería feo y difícil y no muy honesto contigo mismo permitir que lo que sucedió sea la primera fuente de inspiración. Imagínense después que hay muchos álbumes inspirados en el coronavirus. El artista tiene que ir a contracorriente. Tienes que buscar otras fuentes de inspiración, pero estas vienen del día a día, de la interacción a medida que se desarrolla la vida. Y ahora estamos entre paréntesis.

¿No puede la ira sónica que genera tu música servir para canalizar la frustración?

No creo que la gente como nosotros estemos cabreados de jugar. Siempre lo hacíamos, era uno de los motivos de Toundra: el descontento con las cosas. Y ahora hay muchas razones para estar cabreado. Pero la gente necesita más afecto que ira.

¿Entonces Toundra se retira a los cuarteles de invierno después del foro?

Es hora de componer, grabar, preparar y aguantar. Y gracias a Dios todos tenemos otros trabajos en el grupo.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí