El Ministerio de Trabajo hace números frente a la escalada del paro originada por el coronavirus para poder sostener la máxima cobertura a los afectados. Más de quinientos mil de personas han pasado al desempleo desde el instante en que irrumpió la pandemia en el mes de marzo, hasta los 3,8 millones recientes. Y la tendencia es en alza. Para eso el departamento liderado por Yolanda Díaz ha presentado sus cuentas para el ejercicio 2021 este viernes en el Congreso de los Diputados, que recogen una dotación de 24.660,8 millones de euros para gasto en prestaciones contributivas y subsidios para el desempleo. Lo que representa un incremento del 21% respecto al presupuesto del ejercicio anterior.

El secretario de Estado, Joaquín Pérez Rey, ha comparecido este viernes en la sala Sagasta del Congreso de los Miembros del congreso de los diputados para explicar las líneas maestras del anteproyecto de Capitales En general del Estado para el 2021 en materia de empleo. El balance total sube a 32.600 millones de euros de presupuesto consolidado, el 22,5% más que en el presupuesto previo y en la línea expansiva de las cuentas en su grupo elaboradas por el Gobierno de Pedro Sánchez. Unos Un «presupuesto ambicioso» para ofrecer cumplimiento a unos «objetivos ambiciosos», según ha definido Pérez Rey.

Una gran parte de ese presupuesto del Ministerio de Trabajo lo concentra el SEPE para protección al desempleo: exactamente tres de cada cuatro euros. De ahí toman las prestaciones y los subsidios especiales para parados, que deben dar cobertura a una gran parte de esos 3,8 millones de desocupados anotados hoy en día en las oficinas de empleo. Una cifra que, según el propio Ejecutivo, se sostendrá a lo largo del propio ejercicio en esa tasa del 16,3%.

Esos recursos al SEPE además están dispuestos para sostener «aceitado», según se ha referido el secretario de Estado, el mecanismo de los ertes. Un programa de protección al empleo prórrogado, de momento, hasta el 31 de marzo del 2021; aunque otros países como Alemnania, Francia o Reino Unido ya han alargado más allá. «Sí, los capitales prevén el colchón necesario, para que en la medida en que la pandemia lo prosiga exigiendo, nosotros podamos continuar acompañando», aseguró Pérez Rey, preguntado por diferentes miembros del congreso de los diputados sobre si las cuentas dejaban nuevas prórrogas de los ertes.

Para evadir que los resortes de ese mecanismo colapsen de nuevo en el momento de llegar a la ciudadanía, como sucedió en los primeros compases de la primera ola, el anteproyecto de Capitales además contempla una inversión de 172 millones de euros para la digitalización y capacitación del SEPE y su plantilla.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí