Octavia. E. Butler (Pasadena, California, 1947, Washington, EE. UU., 2006) representa la tenacidad, el feminismo y el coraje de esa lucha incansable para que los sueños se hagan realidad. A los 13 años le dijeron que los negros no podían ser escritores, pero ella, envuelta en las historias de esos libros que le regalaba su madre, creció entre obras de ciencia ficción, tema predominante en los años 50. Ahora, (Editorial Consonni, 2020) rescata uno de los libros más importantes de Butler ‘Hija de sangre y otras historias’. Siete relatos y dos ensayos inéditos para disfrutar de una mujer que «escribió para explorar su vida, exorcizar sentimientos de miedo, desesperanza, desamparo, indagarlos y darles formas extraordinarias». La persona que nos habla de esta escritora y su obra es Arrate Hidalgo Sánchez, traductor y estudioso de la obra de Butler con quien conversamos en esta entrevista. Una oportunidad única para acercarse a una mujer, negra y escritora, que logró crear, a partir de la ciencia ficción del hombre blanco, una nueva tendencia. Lo que se conocería como «afrofuturismo». Entra y lee.

– Obsesiones como el papel de la mujer negra, la destrucción del medio ambiente, los traumas del colonialismo. ¿Octavia E. Butler está más cerca del realismo que de la ciencia ficción?
– Creo que donde Octavia Butler se acerca más al realismo es en el profundo interés que transmite su ficción en los mecanismos de la mente humana y en cómo las personas se relacionan entre sí a través del miedo, el afecto, el parentesco, la responsabilidad. Y la dimensión emocional es algo en lo que definitivamente se empezó a trabajar en los años 50 en la literatura de ciencia ficción norteamericana, cuando la pulpa ya estaba muy rezagada y se publicaron muchas de las obras de autores que aún hoy encabezan las listas de lecturas imprescindibles de la literatura. género (Clarke, Asimov, Bradbury, Heinlein). Butler aparece poco en estas listas, a pesar de que ya no es un sucesor de esos clásicos, sino un antes y un después, con todas las letras, en la historia de la ciencia ficción.

– ¿Es la ciencia ficción de ayer de este escritor, el realismo del mañana?
– Si te refieres a si veremos futuros similares a los que describes en tu ciencia ficción, diría que en muchos casos ¡espero que no! Donde veo realismo, o al menos espero verlo, es en muchos de sus protagonistas, a través de los cuales Butler a menudo transmite una esperanza en nuestra capacidad de sobrevivir, amar, trascender, por muy feos que se pongan. cosas. Y lo hace enfocando la narrativa en la perspectiva de las mujeres negras, que en última instancia es la suya, y dándoles una dimensión que hasta su llegada a la literatura especulativa muy pocas voces habían explorado.

– Recopilación de siete relatos y dos ensayos inéditos en español, ¿qué ha sido lo más complicado en cuanto a la traducción, a la comprensión del texto?
– Traducir literatura es siempre un desafío; cada texto tiene sus dificultades. Pero si, además, la autora a la que traduces es una parte tan importante de tu experiencia como lectora, como feminista, como me pasó con Butler, sientes un poco más de presión. Para mí fue muy importante transmitir el trabajo de Butler como creo que se merece, teniendo en cuenta que lamentablemente hay muy poco disponible en español. Aparte de eso, mirando el lado técnico, Butler tiene un estilo muy directo, una voz muy clara. Fue un desafío llegar a ese punto con las particularidades de un conjunto de historias que abarcan varias décadas de su vida.

– ¿Qué has aprendido de ella?
– Creo que es difícil sintetizar todo en un solo párrafo. Pero si tengo que quedarme con una cosa, algo que me inspira mucho de ella, como autora, es su impulso creativo, su forma de procesar la realidad a través de la escritura. Escribió para explorar su vida, exorcizar sentimientos de miedo, desesperanza, impotencia, indagar en ellos y darles formas extraordinarias.

– ¿Qué aporta la visión femenina a la ciencia ficción?
– ¿Qué aporta la visión masculina a la ciencia ficción? Creo que sería interesante preguntarnos si la visión masculina, esa que muchas veces se ha camuflado como «universal», suele recibir el tratamiento monolítico que recibe esa cosa conocida como «visión femenina», o si por el contrario resulta que hay tantas visiones femeninas como mujeres en el género, que son cientos y cientos.

– En «Sonidos del habla» se describe un mundo devastado en el que un virus «ha erradicado la facultad del habla en casi todos los seres humanos». ¿Puede llevarnos a una metáfora en la que el público pierde la capacidad de expresarse y pensar por sí mismo?
– Esa historia me interesa más desde la perspectiva de los efectos de la desconfianza, quizás algo que se ha agudizado en los últimos meses, con la pandemia, el encierro, la vigilancia mutua entre vecinos y los efectos negativos que ha tenido el aislamiento en muchas personas. Lo bueno que tiene la ciencia ficción es que te coloca día a día en situaciones extrañas que te agitan o conmueven sin perder su verdadero núcleo.

– ¿Por qué el «afrofuturismo» no es tan conocido como otras corrientes literarias?
– Existe toda una complejidad en torno a la acuñación y el uso del término ‘afrofuturismo’, y no diría que pueda considerarse una tendencia literaria per se. Dicho esto, el trabajo de Butler es anterior al florecimiento del «afrofuturismo» en el que trabajan muchos otros autores, entre los cuales uno de los más activos puede ser Sheree Renée Thomas, lamentablemente poco conocida en español.

– En la actualidad, ¿qué papel juega la corriente del ‘afrofuturismo’ en nuestra vida literaria cotidiana?
– Dependiendo de quién estemos hablando día a día. El afrofuturismo, como término que engloba el trabajo artístico, musical, literario, activista o visionario ubicado específicamente en las realidades afroamericanas, sobre todo, puede ser un salvavidas para aquellas personas que el sistema nunca ha tenido en cuenta en su visión de futuro.

– ¿Estamos ‘preparados’ para la llegada de un nuevo mayordomo?
– No creo que haya ‘un nuevo mayordomo’; Butler es único. En cualquier caso, podríamos empezar por tener disponible su obra completa en español. Afortunadamente, no faltan autores que hoy producen una ciencia ficción muy interesante con una perspectiva firmemente arraigada en la dimensión de lo humano y su relación con la justicia, la supervivencia o el dolor: NK Jemisin, Nnedi Okorafor, Becky Chambers, Kameron Hurley, Aliette de Bodard, Nalo Hopkinson … y así hasta mañana.

– ¿Qué crees que pensaría Butler, políticamente, del mundo en el que nos encontramos? Elecciones USA, Covid, líderes de ultraderecha …
– Me imagino que, como muchas otras personas, sentiría tristeza, ansiedad, desesperanza. Pero como descubrirán los lectores de las historias de esta colección y los epílogos que la autora incluye al final de cada una, ella probablemente usaría esas emociones y les daría nuevas formas. Butler dibujaría a través de sus historias posibles formas de ser, de resistir, a pesar de todo.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí