UGT llevará a las mesas de negociación de los convenios colectivos una secuencia de prioridades en relación con la regulación del trabajo a distancia, entre las que se encuentran propuestas de sanción para los incumplimientos del derecho a la desconexión digital de los trabajadores, al amparo de la novedosa regulación adoptada por el Gobierno.

En un aviso, el sindicato opina que «tal y como se pudo revisar durante el trabajo a distancia impuesto por la pandemia, esta modalidad de prestación de servicios es especialmente sensible al abuso en lo referente al tiempo de trabajo». Por esto, en la negociación colectiva UGT se propone «dar prioridad a su ordenación en los convenios mediante la inclusión en los mismos de prohibiciones expresas de, por ejemplo, llamadas, envíos de correos o bien de mensajes a lo largo del tiempo de descanso, que deberán llevar aparejadas sanciones para los casos de incumplimiento». El sindicato asimismo plantea la conveniencia de acciones formativas para la concienciación y sensibilización sobre estas cuestiones.

Otros objetivos escenciales del sindicato con relación a el tiempo de trabajo serán limitar al máximo la oportunidad de fraccionar la día día tras día con trabajo presencial y trabajo a distancia; detallar mínimos de día presencial para evadir el aislamiento de la persona teletrabajadora; y adaptar los mecanismos de registro de jornada «con métodos predominantemente telemáticos o digitales, objetivos, fiables, no manipulables y alcanzables para el teletrabajador y sus representantes, garantizando que el registro respeta el derecho del teletrabajador a la intimidad y a la desconexión».

Porcentaje mínimo de jornada

Según ha apuntado en un comunicado, el sindicato procurará adaptar a cada ámbito sectorial y de empresa la oportunidad de actuar sobre el porcentaje mínimo de la jornada y sobre el periodo de referencia fijados, a partir de lo que establece el real decreto ley 28/2020 que regula el trabajo a distancia.

«La regla establece que es teletrabajo el que realizan los trabajadores por cuenta ajena durante un mínimo del 30% de la jornada en un periodo de referencia de tres meses, pero deja a la negociación colectiva liquidar ese 30%, por ejemplo, al 10%, y los tres meses a un mes», ha recordado tras apuntar que buscará así mismo agrandar el ámbito de teletrabajadores y su cobertura legal.

Compensación de gastos

Para la organización sindical, también es clave la reversibilidad de los acuerdos particulares de trabajo a distancia, «que tienen que suscribir obligatoriamente la empresa y las personas que deseen entrar al teletrabajo». De hecho, ha señalado que planteará la conveniencia de establecer períodos mínimos de teletrabajo con oportunidad de prórrogas voluntarias, dando de esta forma seguridad y previsibilidad a esta modalidad.

Por otro lado, asimismo llevará a la negociación colectiva una sucesión de medidas para detallar cuáles son los equipos, medios y herramientas que las empresas facilitarán para llevar a cabo el trabajo a distancia, pero asimismo herramientas para regular los procedimientos para su asignación, el mantenimiento por la empresa y la resolución de las incidencias. En cuanto al derecho de los teletrabajadores a que la compañía les abone o bien compense los costos relacionados con el teletrabajo UGT pedirá que se confirmen en los convenios mecanismos para cuantificar los costos y la forma en que la empresa debe efectuar su abono o compensación, «estableciendo claramente la inalterabilidad del salario y los complementos salariales de la gente teletrabajadoras».






Fuente