El estudio socioeconómico de la marcha de la revisión del plan especial del conjunto histórico desglosa la población (sexo, edad, nivel de estudios, lugar de procedencia …) de más de un centenar de calles del casco antiguo y su zona de influencia. Destaca la poca población de calles que hasta hace unos años eran caminos distintivos. Pintores tiene 27 vecinos y San Pedro 23. Son dos ejemplos del «despoblamiento del centro histórico que aún está en curso», como se detalla en las conclusiones del avance, en las que se afirma que «especialmente preocupante es el terciario». , eje comercial, que une la Avenida de España con la Plaza Mayor (…) por los numerosos locales en desuso que provocan una degradación notable y poco atractiva para su rehabilitación ”.

Las medidas que se adopten para revertir esta despoblación dependerán de este plan especial y de su plan de gestión. De ahí la importancia de estos documentos, de los que por ahora solo se conoce un avance, ideas generales con un análisis de situación y una propuesta de soluciones.

Una de esas situaciones a las que busca solución es la restricción de usos urbanos (residencial, comercial, recreativo, institucional …) de la normativa vigente que «en muchos casos ha hecho imposible la rehabilitación» de edificaciones, como se afirma en el documento. “La rigidez en la regulación de usos -de la norma actual- ha impedido muchas actuaciones”, añade.

Entre las soluciones que propone para la revisión de la norma está que “se tengan en cuenta las necesidades reales del conjunto histórico (terrazas, ventanas de techo, soluciones constructivas …), estableciendo una graduación zonal donde la flexibilidad dependerá del nivel de proteccion» . «Se propondrá una amplia compatibilidad de usos», dice.

Esta flexibilidad para facilitar la restauración y los usos busca que la regla no sea un freno -como a veces hubiera pasado- o que sea necesaria su modificación específica, que al final solo se hace para proyectos puntuales, como ha sucedido en los últimos años con Casa del Sol, Atrio o Helga de Alvear.

Esto se propone sin olvidar la disciplina urbanística, que no se hace nada fuera de la normativa, ya que el fin último del plan es la protección, a diferentes niveles, del casco antiguo. El avance asegura que las visitas a las fincas del conjunto histórico han detectado «numerosas obras no incluidas en la documentación de los archivos del ayuntamiento, que pueden no corresponder a las licencias concedidas». Por eso propone «protocolos obligatorios para que exista una verdadera disciplina urbana».

Una regla flexible y una disciplina urbana «real» son solo dos de los aspectos que analiza la revisión. Hay un tercero: la falta de estacionamiento. Hay un dato que destaca de la encuesta entre vecinos para redactar el avance: el 91,5% piensa que la principal causa que dificulta la llegada de nuevos vecinos está relacionada con el aparcamiento y la accesibilidad. Es por ello que se proponen hasta quince emplazamientos para la construcción de aparcamientos subterráneos con un mínimo de 1.500 plazas y seis enclaves para 300 nuevas plazas en superficie.

Esta revisión, con todo lo que está en juego, puede ser el documento más importante que habrá que aprobar en esta legislatura. Es un plan muy especial.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí