Pasadas las doce de la mañana, Reyes Hidalgo, del invernadero Ramos de Valdelacalzada, había vendido una decena de macetas en su puesto de plantas y flores. En condiciones normales, tendría una producción de alrededor de 150. El suyo fue uno de los poco más de 15 puestos instalados ayer en el mercado dominical del recinto de El Nevero., que luego de una semana sin detenerse, se ha retomado, aunque solo sea con la venta de productos alimenticios, sistemas y hardware, los únicos que entran en la categoría comercial imprescindible.

Pocos puestos y poco público. «Hoy llegamos a perder dinero, porque el mercado solo funciona cuando estamos todos», dijo Reyes., lo que garantiza un 90% menos de clientes que otros domingos.

María Natividad Martínez lleva casi 30 años montando su puesto de frutas y verduras en el mercado de Badajoz y ha asegurado que nunca ha visto un panorama tan desolador. «Tiene dolor», se quejó. No había vendido al mediodía de ayer «Ni una cuarta parte» de lo que está acostumbrado otros días y para ella este es el mercado «más importante» en cuanto a ingresos de los cinco que asiste a la semana. “Nosotros también somos productores, y gracias a Dios que la fruta puede aguantar más en esta fecha, porque cuando estábamos confinados tuvimos que tirar mucha mercadería”, dijo.

«Es fundamental que el mercado esté completo, porque de lo contrario son pérdidas»Antonia Gamero dijo después de su puesto de pepinillos. Esta orden dio el día «por perdido» porque calculó que una vez cerrada se vendería cuatro veces menos que otro domingo.

A las puertas del mercado, el presidente de la Asociación de Comercio de Calle de Extremadura (Acaex), Julián Cruz, repartió folletos con el llamamiento a la « caravana de protesta » lanzada mañana martes por la recién formada Coalición de Trabajadores autónomos, profesionales y emprendedores extremeños, del que forma parte el grupo. Saldrán a la calle para exigir a la Junta de Extremadura que retroceda y permita a todos los vendedores del mercado, así como al resto del comercio no imprescindible y de la hostelería, retomar su actividad ”con nuestras medidas de la seguridad». En este sentido, lamentó que los trabajadores del mercado sufran los efectos negativos de estar al aire libre todo el año y que, ahora que estar al aire libre es «una ventaja», ya no pueden beneficiarse de ello.

.