Los centros de salud cacereños incorporarán un sistema informático que se encargará de medir los aforos para evitar que haya aglomeraciones dentro de los edificios. Es otra de las utilidades que pondrá en marcha la Consejería de Sanidad para supervisar estas dependencias y evadir la propagación del coronavirus. De todos modos, hablamos de pantallas digitales de administración de citas, parecidas a las que hay a la entrada del hospital Universitario, pero que incorporan un hardware y un programa concretos para controlar la proporción de individuos que entran.

Acaba de adjudicarse el contrato a la empresa Q-Matic AB y costará 198.000 euros. La contratación se ha llevado a cabo, como el resto de convenios que se han firmado a causa de la crisis sanitaria, por el trámite de urgencia; esto es, sin pasar los trámites de propaganda exigidos en condiciones normales. Los nuevos equipos estarán en los hospitales en el mes de enero, más allá de que se prevé que hasta febrero no entre en desempeño el sistema  porque su puesta en marcha dependerá de la integración global en el software que usan las construcciones sanitarios, según especifican desde Sanidad.

Su puesta en marcha se ha decido ahora debido exactamente al incremento en el número de casos. De esta forma lo reconoce el gerente del área de salud de Cáceres, David Zambrano, en la resolución firmada el 27 de noviembre para justificar la necesidad de esta herramienta: «Desde la finalización del Estado de Alarma y la vuelta a la nueva normalidad, el número de contagios así como el de ingresos hospitalarios fué creciendo, primero a un ritmo sostenible y, hoy en día, a un ritmo que sobrepasa las previsiones iniciales llevadas a cabo por las autoridades sanitarias», afirma el documento.

Actividad asistencial

Esto no es óbice, en cambio, para paralizar la actividad asistencial. Todo lo contrario. Debido a que la administración, pese al covid, tiene que sostener, en lo posible, la atención sanitaria de otras nosologías distintas al coronavirus; pero debe llevarlo a cabo garantizando «la seguridad de los profesionales sanitarios y de los usuarios de los servicios hospitalarios», de tal forma, añade la resolución, «que se minimicen los riesgos de contagio y de la propagación del virus».

Todo ello necesita de la implantación de medidas que garanticen esa seguridad, entre aquéllas que están achicar el tránsito de las personas por los centros de salud y en las salas de espera. Hoy día, en verdad, no se permite acompañante en las consultas y solo un familiar puede estar junto a la persona que está ingresada. Los pacientes hospitalizados tampoco tienen la posibilidad de deambular por los pasillos para evitar precisamente la aglomeración de personas.

Este nuevo servicio ya está andando en las consultas del Universitario pero se ampliará en este momento a otros servicios como Radiofísica, Radioterapia, Medicina neurológica, Emergencias y en el bloque quirúrgico. En el hospital San Pedro de Alcántara será se implantará de cero y va a sospechar asimismo la puesta en marcha del sistema de administración de citas con el que cuenta el hospital nuevo; es decir, con pantallas en las que se informa al paciente cuándo debe entrar en la consulta y hacia dónde ha de dirigirse.

Todo esto se une a los sistemas de control de ingreso instalados hace justo en este momento un mes, a través de cámaras termográficas que miden la temperatura tanto de los usuarios como de los trabajadores que entran al interior de los 2 complejos hospitalarios. Si excede los 37,5 grados, se activa un protocolo covid. Además de esto, en el área de Emergencias del San Pedro de Alcántara se está realizando una obra para adecuar el servicio y dotarlo de un circuito covid, con el propósito de que los contagiados o con sospecha de serlo permanezcan aislados.

Novedades relacionadas





Fuente