Cuando una familia necesita ayuda urgente, toca todas las puertas a su alcance y puede suceder que reciba repetidas respuestas o que algunas de sus demandas no sean cubiertas por falta de coordinación entre las entidades que cuentan con los recursos. Con el objetivo de evitar duplicidades y tener un conocimiento preciso del nivel de cobertura de las ayudas sociales disponibles, nació en Badajoz una base de datos común para toda la ciudad que unifica la lista de solicitantes y permitirá coordinar las acciones.

La iniciativa, que ya está activa, forma parte del Instituto Municipal de Servicios Sociales (IMSS) y, por ahora, involucra al Banco de Alimentos de Badajoz, los dos comedores sociales, Cruz Roja y Cáritas, con los que va el Ayuntamiento de Badajoz firmar un convenio de colaboración. El proyecto está abierto a la incorporación de más entidades, tal y como han indicado durante la presentación de esta base de datos el alcalde de Badajoz, Francisco Javier Fragoso, y el concejal de Servicios Sociales, Antonio Cavacasillas. La presentación, que tuvo lugar en el Ayuntamiento, contó con la presencia de responsables de todas las entidades implicadas.

El propósito de esta base de datos es ser «más efectivos y eficientes en nuestras intervenciones», Subrayó Cavacasillas. Si bien la necesidad de coordinar las ayudas siempre ha existido en el lMSS, se acentuó durante el estado de alarma, debido a que tanto el Ayuntamiento como las entidades sociales destinaron una parte importante de sus recursos a cubrir las demandas básicas de la población. Esta base de datos permitirá que el IMSS y las entidades participantes cuenten con un instrumento de consulta que recogerá la información sobre las ayudas básicas que recibe una persona o una familia, otorgadas por el IMSS o algunas de las entidades que trabajan en la ciudad, mejorando la coordinación. De esta forma, servirá como un instrumento ágil de recogida de datos, permitirá identificar las necesidades de la población de Badajoz, evitará la duplicación de intervenciones, permitirá conocer lo que se está haciendo y mejorará la eficiencia. Esos son los objetivos declarados.

Para tener los datos personales de los demandantes, se requiere su permiso. Tanto es así que el IMSS solicita autorización desde junio. La información contenida en la base de datos, a la que solo accederán las entidades participantes, cubrirá el tipo de ayudas que recibe cada usuario, desde económicas, alimentación, becas o alquileres y la periodicidad de pago, además de la fecha de concesión, la titular, organismo que lo concede y fecha de baja. «Es bueno que todos sepamos a quién estamos ayudando, uniendo recursos para que lleguen a más personas», dijo el alcalde.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí