España se encontraba frente a un partido definitivo, tildado de final, señalado para alentar las esperanzas en el futuro inmediato. Para eso tenía que ganar ante una Alemania alarmante del centro del campo hacia adelante, y lo consiguió con una solvencia inesperada, con una superioridad aplastante y una buena dosis de tantos que halló gracias a la implicación y a la intensidad colectiva, precisamente superior a un rival con un aire de desgana en su juego que no hizo acto de presencia.

Los goles fueron una liberación para Luis Enrique, una dosis de seguridad que llevó a España al sendero de la exhibición, un festival de ataque y un entusiasmo vehemente frente a una Alemania que jugó con una marcha menos que una España que se ha clasificado para la final a cuatro de la Liga de Naciones, en una sede aún por definir dentro de un año, en octubre de 2021. Ferrán Torres se encumbró como una apuesta sólida de la selección, con tres tantos para coronar un partido soberbio.

Festival

Lo único que había pasado a favor de España en los primeros diez minutos había sido una falta justo al filo del área alemana que Neuer paró con más mérito que el disparo de Sergio Ramos. No le logró falta más para ponerse por delante, lo logró por medio de un cabezazo imperial de Morata para convertir en gol un saque de esquina de Fabián, y desde ahí empezó el festival.

Había sido un premio tempranero para una selección más voluntariosa que superior al contrincante, mas eso cambió inmediatamente. Lo que sucedió en el partido fueron tres oportunidades de peligro creciente generadas por Ferrán Torres, una previsión de lo que estaba por llegar: decenas de ocasiones, una superioridad humillante para los alemanes y paradas de Neuer, lo único positivo de la selección de Löw.

El conjunto alemán desapareció después del primer gol español del césped de La Cartuja, donde España comenzó a ganar seguridad hasta encadenar minutos de clara superioridad. Empujó con insistencia el conjunto de Luis Enrique, minimizó al contrincante y mereció los goles que llegaron antes del reposo.

Los alumnos de Guardiola

Koke, después de un par de años sin estar con la selección, pasó directamente a ser un titular importante en el partido más importante de la selección hasta el verano. Es parte de esa facción por asentar en la selección, además Canales, Ferrán, Dani Olmo o bien un Rodri que solicita paso. De todos , fueron los alumnos de Guardiola en el Manchester City los que se alzaron sobre el resto. Rodrigo Hernández en la contención y Ferrán Torres en el desborde fueron puntales de la selección, los dos con gol.

Al intento de reacción de dignidades alemana tras el descanso, España contestó con robos de balón que, de manera automática eran oportunidades de riesgo. Así llegó una incursión incontenible de Gayà, que le regaló el gol a Ferrán Torres. Ahora casi en el descuento, otra incursión de Gayá acabó con gol último gol, el sexto de Oyarzabal, la guinda a una noche histórica.

Lesión de Ramos

Entre los inconvenientes solucionados por Luis Enrique está la búsqueda de un acompañante de Ramos para el centro de la defensa, con Pau Torres cada días un poco más consolidado en esa función de corrector de Sergio Ramos que requiere el capitán.

El capitán de la selección y del Madrid se debió ir al banquillo antes del reposo con una molestia aguda en la pierna derecha, una lesión muscular menos intensa que la que padeció antes de los diez minutos Canales, las únicas notas negras en la noche de la selección.

Más allá de una última victoria alentadora, si algo ha podido confirmar esta ventana de partidos internacionales es que Unai Simón ha tomado la frontal en la carrera por venir como portero titular de la selección a la Eurocopa. El del Athletic ha sido titular en los tres partidos por delante de los nuevos De Gea y Kepa.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí