Desde la plaza de Santa María del Castillo de su pueblo, Olivenza, para reivindicar de esta forma «las raíces, las tradiciones» y la relación con Portugal: «Antes fue una frontera, el día de hoy un trabajo común a los dos lados de la Raya». De este modo ha arrancado este miércoles el discurso de Navidad del presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, emitido por Canal Extremadura Televisión. Durante el mismo, ha querido acordarse «de todos los ausentes». Son muchos este año que termina.

Vara hizo balance de un 2020 marcado a fuego por la pandemia: «Hemos intentado actuar con prudencia, intentando ese enorme y bien difícil equilibrio entre la salud y la economía, con decisiones fundamentadas en el rigor científico y el consenso político. No puede haber economía sin salud, ni salud sin economía», ha dicho.

En este sentido, ha pedido un ejercicio de empatía: «Poniéndome todos y cada uno de los días en el papel del resto, que los demás asimismo se pongan en el nuestro para comprender la contrariedad actualmente por el que atravesamos».

Ha hablado del desarrollo de vacunación con esperanza, mas ha advertido: «Es una buena nueva, mas tiene que ir acompañada de una reflexión: hasta el momento en que no hayamos vencido terminantemente a la covid-19, la vacuna es una asistencia y debemos continuar manteniendo todos los sistemas de prevención y protección».

Ha asegurado que, en términos generales, desarrollan líneas de asistencia «al conjunto del sector económico» y ha destacado el valor del teletrabajo, «que probablemente tenga consecuencias muy positivas».

El tren

Asimismo, ha insistido otra vez en que el tren rápido Badajoz-Plasencia estará operativo en este 2021: «Nuestro país está en deuda con Extremadura en temas de infraestructuras».

Y ha reivindicado el valor de la Extremadura rural. «La España urbana descubrió a la otra España que es la que da de comer», ha subrayado.






Fuente