La obra de David Hockney «Nichols Canyon» (1980), considerada entre las piezas más significativas del pintor británico, fue vendida este lunes por poco más de 41 millones de dólares americanos, unos 35 millones de euros, en una subasta estructurada por la compañía Phillips en Novedosa York, que marcó un récord mundial para uno de sus cuadros de panoramas.

La obra pintura de Hockney, de 83 años, había sido valorada en 35 millones de dólares estadounidenses y superó solo ligeramente esa cifra al lograr un precio de martillo de 35,5 millones de dólares, a lo que se sumaron las tasas e impuestos, hasta los 41,067 millones.

Descrito por la casa de subastas Phillips como «el paisaje más esencial de Hockney en llegar jamás a una subasta», la pintura fue expuesta en noviembre primero en Londres y después en Hong Kong, para llegar después a Nueva York, comunica Efe.

El cuadro, de sobra de 2 metros de prominente y metro y medio de ancho, marca la vuelta y aceptación total de las pinturas de paisajes de Hockney tras una corto incursión en la fotografía en los años 70, y fue incluida en la trascendental exhibición de 1981 «A New Spirit in Painting» en la Real Academia de Londres.

El artista describió en un comunicado el proceso de la producción de esta pieza, que refleja un paisaje de las lomas de Hollywood, en Los Ángeles (California): «En el momento en el que vives ahí arriba, tienes unas vistas distintas de Los Ángeles. Al comienzo estas serpenteantes líneas se ve que entran en tu vida, y después entran en los cuadros».

«Empecé Nichols Canyon. Cogí un lienzo grande y dibuje una línea ondulada en el medio, que es a eso que se parece la carretera. Vivía en las lomas y pintaba desde mi estudio en las faldas de las colinas, con lo que iba y venía cada día, algunas veces dos, tres o cuatro veces cada día. Verdaderamente sentía esas líneas serpenteantes», agregó.

La venta de esta pieza culmina un exitoso año para Hockney en el mercado, puesto que en el mes de febrero, su icónico cuadro «The Splash» (1966) se vendió en una subasta de Sotheby’s en Londres por 23,1 millones de libras (29,8 millones de dólares estadounidenses).

Además, a principios de año la London Trabaja House vendió un retrato de Hockney de su gestor general, David Webster, con el objetivo de calmar las adversidades financieras de la institución provocadas por la pandemia, y por el que se terminó pagando 12,8 millones de libras (16,8 millones de dólares americanos).

Hace poco más de un par de años, Hockney marcó un récord de una obra de un artista vivo al venderse durante más de 90 millones de dólares el «Portrait of an Artist (Pool With Two Figures)», de 1972, si bien poco después fue superado por Jeff Koons y su escultura «Rabbit», que se vendió por 91 millones.






Fuente