Ya no somos los mismos. Ni nuestras costumbres se mantienen, ni nuestras creencias son inalterables ni la forma en que disfrutamos de la vida es la misma. Hemos cambiado. Pensemos eso para mejor. Y en ese giro en el que se mezclan la prevención, la seguridad sanitaria, la crisis económica o simplemente nuestra concepción del mundo, nuestra forma de viajar también se ha visto muy afectada. Quizás por eso, las furgonetas o autocaravanas están viviendo actualmente un boom que ha servido al periodista Pedro Madera (Madrid, 1962) para publicar su segundo libro dentro de la colección Nomads de GeoPlaneta: 40 rutas para recorrer en furgoneta Europa (Planeta, 2020) , «un cofre del tesoro lleno de una diversidad inagotable de países, paisajes, gentes, arte y cultura que hacen de cualquier viaje por este territorio una experiencia inolvidable». Tras publicar 50 rutas en furgoneta por España (Planeta, 2019), Madera nos muestra una vez más, esta vez Europa, el uso del transporte que nos permite trazar rutas con absoluta libertad y disfrutar de los paisajes y los lugares más remotos y auténticos. Desde los Pirineos hasta la ruta de Stevenson en Francia, y desde los alces de Noruega hasta las carreteras en ruinas de Grecia. Un viaje a bordo de un medio de transporte que garantiza la seguridad sanitaria sin perder la libertad. Una moda que ha llegado para quedarse entre los amantes de la naturaleza, los viajes libres y un estilo de vida donde la posibilidad de poder cambiar de planes siempre se ve como una oportunidad.
“El mercado venía en una curva ascendente, muy interesante, y mucha gente apostaba por este tipo de turismo o como, simplemente, una opción de fin de semana. Es una forma de tener una segunda vivienda con una amplia variedad de opciones de destino. Con el covid todo se ha acelerado y en los medios se ha posicionado como una posibilidad muy interesante ”, dice.

-¿Y qué necesita el sector para consolidarse definitivamente?
–Por un lado, una mejora de las infraestructuras para que los usuarios puedan disfrutar de este tipo de turismo durante todo el año, además de una mayor diversificación del sector en destinos e instalaciones. Posiblemente también requiera una mayor profesionalidad en el sector, a la hora de alquilar y a la hora de vender. Hay que buscar lugares de garantía y proporcionar áreas para estos vehículos.

– ¿Esta moda llegó para quedarse?
–Posiblemente. Las cifras del mercado español son muy inferiores a las de otros países europeos, y los fabricantes saben que hay un margen de crecimiento muy interesante, aunque hay que reconocer que este tipo de actividad está muy condicionada por la situación económica de un país. No es ocio barato y eso repercute en gran medida en su crecimiento.

–Dos libros para ‘viajar libremente’ -con rutas por España y Europa. ¿Nos aconsejas un par de rutas en cada país?
En Europa, la ruta de Stevenson es un viaje a través de la Francia más profunda, o la ruta desde Noruega hasta el Cabo Norte, que es un gran viaje. Cada uno de ellos es muy interesante. El de Francia: por establecer una ruta de deporte, literatura y paisaje; Noruega es por ser mítica. Llegar al extremo norte en autocaravana es un desafío. En España, creo que hay que hacer uno en Extremadura, que en otoño es un destino perfecto. Recorrer Gata o el Valle del Jerte es una opción perfecta. Los adictos al mar tienen otra buena ruta por la costa lucense que siempre es un buen destino para empezar, porque la gente es muy receptiva a este tipo de turismo. En ambos hay buena gastronomía y mucho que ver.

P: ¿Qué ha aprendido escribiendo estos libros?
-Bueno, básicamente, para disfrutar más de los pequeños detalles. Viajar en furgoneta cambia el concepto de tiempo y espacio. No hay tanta necesidad de llegar a los sitios, porque gran parte de la logística siempre está con nosotros cuando llevamos la casa sobre ruedas. También te da una sensación de libertad muy diferente. Casi puedes dormir o pasar la noche en cualquier lugar. Esto provoca sensaciones muy intensas, especialmente cuando llegan el amanecer y el anochecer.

¿Qué queda por mejorar en esta forma de viajar?
– Sobre todo las facilidades e información, sobre las posibilidades que ofrece este tipo de turismo. Todavía hay una falta de sensibilidad por parte de algunas instituciones. No es turismo barato, pero debemos ponérselo fácil. También nos permite romper la estacionalidad del turismo en este país. Los europeos, más acostumbrados a pasar largas temporadas fuera de casa, pueden ver Extremadura como un lugar perfecto para el otoño y el invierno, por ejemplo.

-¿Qué consejo le darías a las personas que se acercan a este mundo por primera vez?
Primero, alquila en un lugar de confianza evitando travesuras entre individuos. Con un buen vehículo y de forma segura, la experiencia de una escapada corta es más placentera. Otro consejo sería elegir la empresa adecuada. Orden, capacidad de improvisación y movilidad en espacios reducidos son detalles a tener en cuenta. Tienes que poder disfrutar de lo inesperado. No hace falta estar atrapado por un calendario o llegar a un hotel… es un placer, pero también puede convertirse en una especie de caos que nos puede traer algunos problemas.

¿Es segura esta forma de viajar?
–Muy seguro. Solo hay que ver cómo ha aumentado este verano. Hay que conducir con sentido común y pensar que estamos conduciendo un vehículo de dimensiones algo especiales. Además, dado que la velocidad no suele ser muy alta, la conducción es muy segura. La mayoría de los accidentes se deben al exceso de confianza. Furgonetas que se atascan en calles estrechas o vehículos que chocan en estacionamientos…., Parece una tontería pero sucede muy a menudo. Por supuesto, hay un intento de robo, pero no más a menudo que en un automóvil normal. Además, existe mucha colaboración entre los usuarios a la hora de pernoctar o ante un problema mecánico.

«¿Qué ruta tienes en mente?»
– Posiblemente, para cruzar el Canal de Midi, en el sur de Francia desde Toulouse. Es el viaje típico que se puede hacer una y otra vez porque siempre es diferente. Buenas instalaciones, excelente comida y un paisaje que cuenta con escenarios únicos. Además de, por supuesto, mucha cultura para disfrutar.

– Extremadura, ¿estás preparada para esta tendencia? Es ideal para este tipo de viaje, ¿verdad?
Bueno, es el escenario ideal. Amplios espacios, buen clima y una excelente mezcla de cultura y gastronomía. En mi opinión, debería mejorar el tema de los servicios para estos vehículos. Al mismo tiempo, se están dando muchas soluciones y esto se va a notar en el número de visitantes extranjeros. Zonas como la Sierra de Gata o Monfragüe son lugares únicos. Si a esto le sumamos los lugares del Guadiana o los pueblos de La Vera. Simplemente hacer una ruta siguiendo los quesos de Extremadura ya es un placer… Hay mucho por hacer… y por proponer.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí