La Consejería de Sanidad permitirá visitas de una hora de duración y salidas de cuando menos un día en las viviendas de mayores y los centros de discapacidad, tanto públicos como privados. El plan de Navidad que entrará en vigor el próximo lunes flexibiliza el ingreso de los familiares a los centros y la salida de los residentes a fin de que puedan pasar las datas navideñas en casa, aunque siempre «llamando a la compromiso» y cumpliendo todas las medidas de higiene y prevención para evitar contagios.

«Es lo destacado que podemos llevar a cabo por ellos», dijo el asesor de Sanidad, José María Vergeles, que ha recordado que las personas superiores han sufrido no solo el golpe más duro de la pandemia, sino que asimismo están sometidas a un aislamiento que las castiga principalmente y que muy frecuentemente se tradujo en un más grande deterioro cognitivo y de su estado de salud generalmente. 

En principio, las visitas unicamente se dejarán en las viviendas que estén libres de coronavirus, aunque tras la experiencia piloto de Las Cruces en Don Benito no se descarta que se permitan también en los centros «menos afectados». Según ha explicado el asesor, se establecen visitas de un familiar (siempre exactamente el mismo) y de una hora de duración. Se incrementa también la frecuencia a más de una a la semana, aunque esto dependerá del número de habitantes y el método y la organización que se establezcan en todos y cada centro. 

En relación a las salidas de los usuarios, se permitirán toda vez que sean por lo menos de 24 horas, más allá de que la recomendación es que se alarguen cuatro días. «Consideramos que es un periodo adecuado para que nuestros superiores logren recuperar su deterioro cognitivo», explicó Vergeles. A los habitantes que se trasladen con la familia se les someterá después a la prueba de detección del covid y si bien el resultado sea negativo, va a deber almacenar un periodo de cuarentena de 10 días. Se aconseja además de esto que la persona que salga de la residencia continúe siempre en exactamente el mismo hogar para reducir el peligro de contagio. 

Según los últimos datos facilitados por el asesor, de los 373 centros de superiores y discapacidad con que cuenta la región 14 presentan en estos momentos brotes activos de coronavirus, con un total de 172 residentes contagiados. En esta segunda ola fueron un total de 60 los centros damnificados, de los que 46 están ahora libres del virus. 

Llamada a la responsabilidad

Vergeles ha comparecido junto a los presidentes provinciales de la Unión Democrática de Pensionistas, que han trasladado a la población unas pautas y sugerencias generales para reducir los contagios. Petri García, de la agrupación cacereña, ha instado a vigilar el cumplimiento de todas y cada una de las medidas en esos hogares en los que haya personas superiores y ha recordado que «quedarse en el hogar el más grande tiempo posible es la mejor opción». 

Desde la agrupación pacense, Juan Sánchez hizo mención al empleo de la mascarilla, la distancia popular y el lavado de manos «incluso con los hijos». «Tenemos que olvidarnos de los besos y abrazos, demostrar el cariño con palabras y miradas. Ni cantar ni vocear, tienen que ser unas Navidades muy comedidas«, ha concluido.

Novedades relacionadas





Fuente