España requiere una inversión mínima de 5.000 millones de euros en los próximos años para construir una red de 5G similar a la que tiene de 4G. Los operadores tienen que asumir un 60% de esa cantidad (3.000 millones de euros), en tanto que los 2.000 millones restantes tienen que llegar de los fondos de europa, según el asesor delegado de Vodafone España hasta el pasado 1 de noviembre y ahora presidente no ejecutivo, Antonio Coimbra. «Si somos capaces de llevar a cabo eso pondremos a España en una situación envidiable para dirigir las situaciones de empleo del 5G», indicó Coimbra en la que será su última rueda de prensa como asesor delegado de la compañía en España, tras la llegada al cargo de Llenan Deegan.

Por consiguiente, los fondos de europa son, a su juicio, una oportunidad para poner en marcha un proyecto estatal de despegue masivo de la nueva tecnología en los próximos años con «objetivos» y «compromisos» claros para los operadores. Y de la mano del ámbito público, algo que no ocurrió con la fibra, hoy referente en todo el mundo, que se desarrolló primordialmente gracias a la idea privada, según Coimbra. «Y si a alguien asistieron fue a Telefónica«, ha agregado.

Por otro lado, la situación actual no es exactamente la misma que la que había entonces y la necesidad de inversiones millonarias, en un momento complicado para las telecos, excesivamente reguladas, según su opinión, hacen peligrar el despliegue. De este modo, Coimbra cifra en 5.000 millones las inversiones mínimas para desplegar el 5G y en 10.000 millones «si deseamos concretar todos los casos de empleo».

«Es un pastizal en un mercado ultracompetitivo que no deja bastante margen a enormes inversiones», ha añadido. Por ello, emplaza al Gobierno a activar una parte de los fondos europeos, así como a diseñar una subasta de fantasma sin afán recaudatorio. «Lo que hablamos con el Gobierno es que nos comunica que no existe un afán recaudatorio. Veremos lo que significa», ha añadido Coimbra. En el proyecto de presupuestos, el Ejecutivo establece una recaudación por las subastas de espectro de 2.100 millones de euros en 2021.

MEJORA DE INGRESOS

Vodafone España redujo la caída de capital en el segundo período de tres meses de 2020 tras el periodo de confinamiento y por medio de la transformación en la que se vió inmersa la compañía en los últimos tiempos y que comenzó con la salida del fútbol de su oferta de televisión. La compañía registró unos capital por servicio que alcanzaron los 960 millones de euros, un 1,8% menos que en exactamente el mismo período del ejercicio anterior; mientras en el primer trimestre la caída había sido del 6,9%.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) medró un 6% más en el primer semestre que en exactamente el mismo periodo del año anterior, alcanzando los 488 millones de euros, debido a los menores costes de contenidos (salida del futbol), así como a los avances en el desarrollo de digitalización, con un modelo organizativo y una cultura más ágil; y a la eficiencias en los costos (reducción de costos operativos), compensando el deterioro de ingresos asociado a la caída del turismo (roaming), a costes directos más altos por contenidos de televisión y al incremento de impagados.

En el campo comercial, la filial de españa de la compañía británica sostiene su «buen momento» en el primer semestre del año, más allá de la restricción de las portabilidades a lo largo del confinamiento, con 95.000 usuarios móviles de contrato, 101.000 usuarios de fibra y 114.000 usuarios de Vodafone televisión. La compañía fue la primera operadora en lanzar su oferta de 5G en España en el mes de junio de 2019. Hoy en dia consigue a un total de 21 grandes ciudades (Benidorm, Badajoz, Alicante, Murcia, Palma de Mallorca, Valladolid, Madrid, Barna, Valencia, Sevilla, Málaga, Zaragoza, Bilbao, Vitoria, San Sebastián, Coruña, Vigo, Gijón, Pamplona, Logroño y Santander).






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí